Tina Marie

Diario íntimo de una mujer joven ex prostituta

miércoles, 4 de junio de 2008

"¡¿Un invitado?!"...

-



Ya me había acostumbrado, y hasta me gustaba, que al llegar me recibieran con un abrazo muy fuerte y un beso bastante prolongado. Esta vez estaban los tres. Primero, lógicamente, V.G.T.2, quien, como dueño de la casa, me abrió la puerta. Me hizo pasar, y de un empujón la cerró. Me abrazó fuerte y me plantó un beso metiéndome la lengua en mi boca. Sin soltarme, ni despegarse de mí, poco a poco, me fue girando hasta que yo quedara de espaldas a sus dos amigos. Entonces, comencé a sentir su mano clavándose en mis nalgas. Era obvio que quería que sus compañeros vieran lo que me hacía para presumirles. Puse de mi parte y, lo rodeé del cuello con mis brazos lo más que pude. Al mismo tiempo, me paré de puntitas para que sus dedos se clavaran mejor entre mis nalgas y el pantalón se me metiera. Algunas exclamaciones de aprobación por parte de los otros dos viejitos alcancé a escuchar, aunque mi enfoque se encontraba en corresponderle el beso al viejito en cuestión.
Después, simplemente me volteó y me sujetó de la cintura, para que mis nalgas quedaran pegadas a su entrepierna y mi espalda quedara pegada a su pecho. V.G.T.1 se me acercó pegó su pubis al mío y ahora él me plantó un beso. En ese momento sentí manos por todas partes. Las que sentía que me apretaban los senos, probablemente serían las de V.G.T.2 y en mi culo y en mi vulva, deberían de haber sido las de V.G.T.1. Esto no era nuevo para nosotros. Así solían darme la bienvenida ÁngelU, GusG y PonchI, y yo discretamente, en alguna ocasión anterior, se lo había comentado a los viejitos. Además de ser un recibimiento que realmente te hace sentir bienvenida y deseada, y que te estimula para excitarte dando por resultado que te desinhibas y logres una mejor actuación de tu parte en la cama, también estimula mucho a los hombres, logrando que se calienten más y cojan menos. Ya no recuerdo qué y cómo me hicieron cuando tocó el turno de recibirme” a V3. Sólo recuerdo que el número de manos aumentó en un par y, cada parte de mi cuerpo recibió una mejor atención.
Ya para ese entonces, la atmósfera era bastante relajada. Después de la acostumbrada “bienvenida”, nos sentamos todos en la sala. Por fin comenzaron a hablar del mencionado plan que tenían. Resultó que se les había ocurrido la idea de que antes de que alguno de ellos entrara en acción, me pondrían a “alguien más” para dejarme a su entero gusto. La idea me conmocionó un poco y lo primero que se me ocurrió contestar fue decirles que en esa ocasión me encontraba “de esa manera”, es decir, “a su gusto”, y les expliqué el motivo.
Había quedado sentada entre V.G.T.1 y V3 quienes mientras hablaba, me metieron las manos abajo del brassiere y comenzaron a pellizcarme los pezones suavecito. Vi como sus caras iban reflejando la satisfacción, e incluso excitación al escuchar mi reciente historia y, el como había procurado evitar el alejarme del “estado ideal” para ellos. V.G.T.2, quien se había sentado en un sillón cercano, me interpeló recordándome que, “... Te vamos a pagar cabalmente por todos, incluido el invitado...” Mis débiles objeciones, en caso de que lo fuesen, no fueron escuchadas. Alguien cortó la conversación al ordenar que todos nos dirigiésemos a la recámara. La pira estaría por empezar...




-

2 Comentarios:

  • A la/s junio 04, 2008 10:43 p. m., Blogger Baplun dijo...

    Uao a la verdad que en ese lugar se armo una pasadera de mano que ni en un especial de super mercado, ofrezcome, pero no los culpo no es pera menos, negarse a no poner mano cuando se esta en frente de una hembra como tu, seria negarse a respirar.

    Mi niña linda, cuidate mucho. bye.

     
  • A la/s junio 05, 2008 5:23 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Baplun:
    Como siempre, gracias por el apoyo a manera de comentario.
    Saluditos.


    -

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal