Tina Marie

Diario íntimo de una mujer joven ex prostituta

miércoles, 26 de marzo de 2008

"Uno con miedo al infierno y otros anhelando entrar..."

-


Estaba a punto de abrir la puerta de la cocina cuando volteó y me dijo, “Me gustó el bizcochito”. Comprendí que iba bien en el camino de obtener otro cliente asiduo más y tratando de ser lo más pícara posible, y que mi persona se le grabara más en su mente le respondí, “Dicen que es el infierno y se le mete el demonio...” Sonreí al tiempo que el chico reaccionaba con cierta mezcla de sorpresa y estupor y antes de que se volteara para desaparecer por completo de mi vista terminé diciéndole, “Piérdele el miedo al infierno...” En un intento fracasado de sonrisa, se volteó y atravesó la puerta.
Me quedé sentada en la parte sombreada del colchón que, por cierto, esta vez lo habían acomodado de tal manera que le diera más sombra que en la ocasión anterior. Esperé un poquito de tiempo hasta que la puerta de la cocina se abrió de nuevo. V.G.T.2 se me acercó con una sonrisa maliciosa hasta llegar junto a mi oído y decirme en voz muy bajita, “Que pícara y cabrona eres. Te oí”. Bajé la cara y me sonreí y entonces continuó, “¿Qué es lo que quieres, que el niño ande arrastrándose en las banquetas por ti?”
El tema no pasó a mayores puesto que para el cliente, “chavito no era el tema principal. Me ayudó a ponerme de pie y como siempre, me abrazó con morbo. Luego, me tomó de la mano e hizo el amago de jalarme rumbo a la puerta de la cocina, al mismo tiempo que me dijo, “Ven... Te voy a presentar”. Jalé mi brazo para zafarme de él y le dije que no, que no era apropiado que me presentara así con un amigo. Trató de convencerme diciéndome que era de confianza y que además ya me había visto, con esa, desnuda dos veces. Le respondí que de cualquier manera no era apropiado y que además, ya que yo era la “experta” en lo que iba ocurrir, me dejara seguir con mi plan. Abrió mucho los ojos con muestras de sorpresa y me preguntó y en realidad tenía un plan. Asentí con la cabeza. Encogió y me preguntó que hacer. Le respondí que se llevara al amigo a la sala y que ahí me esperaran ambos, que yo sabía lo que hacía. Me obedeció, no sin antes recordarme que “No usara el agua”.
Y creo que sí sabía lo que hacía. Después de todo no era tan difícil. Ya había pasado verdaderas pruebas de fuego con mis tres amigos, tanto en tríos como en piras. Lo del viejito y su amigo, quien fuera, debería de ser mucho más ligero y sencillo.
En mi bolsa traía, quizá por intuición o como talismán, un atuendo que había adquirido con la señora, que consistía en un minivestido, como de manta blanco con ribetes dorados de un solo tirante, semejante a una batita o toga griega o romana y haciendo juego, unas sandalias con correas hasta las pantorrillas. El atuendo estaba bien para una ocasión así. No era transparente, no se traslucía nada, aunque no me atrevería a portarlo en la calle a la luz del sol. Era tan cortito que al sentarte se te veían los calzones... o se darían cuenta que no traías. Guardé mi ropa de calle en la bolsa y me puse el atuendo con un maquillaje algo pesado, después de todo estaría bajo techo y con relativamente poca luz, además que antes de salir de ahí podría lavarme la cara y bañarme. Respiré profundo y entré. Dejé mi bolsa en la mesa de la cocina, volví a respirar y me dirigí a la sala.
Me fui acercando a la sala y vi que frente a mí estaba sentado V.G.T.2. Se notó que le gustó mi atuendo por la forma en que abrió los ojos y me miró. Me pidió que me acercara más. Así lo hice y noté que a mi derecha en un sillón que estaba de medio perfil casi dándome la espalda se encontraba el otro hombre a quien no podía ver bien. Llegué justo a la altura de este último, llevándome las manos a la espalda y con mi mejor sonrisa, saludé. “Buenas tardes...”



-


Audio del texto AQUÍ


-


Audio Podcast.




-

6 Comentarios:

  • A la/s marzo 26, 2008 4:06 a. m., Blogger Baplun dijo...

    Uao, me imagino que la tension que existia en ese momento no era chiquita, cierto?, pero lo que ma me gusta de ti mi reina, es el garbo con el cual te manejas en esos momentos, altura, estilo, etc., debiste verte preciosa con ese vetidito y las zandalias, toda una diosa griega o romana, tal cual le hubiera querido ser a Afrodita.

    Me tienes sin uñas ya, ¿quien fue ese amiguito?, que sucedio en ese momento, fue una pira?.......

    Cuidate mucho mi reina linda, mi dulce veneno, bye.

     
  • A la/s marzo 26, 2008 5:00 a. m., Blogger Luna dijo...

    Hola Tina,que me sigues encantado con tus relatos eh?
    y con este último,me has dejado con la duda de como es el amigo de V.G.T.2
    Saludos,te leo mañana.

     
  • A la/s marzo 26, 2008 6:35 a. m., Blogger Lucrecia Dungeon dijo...

    Qué emocionante es la incertidumbre...

    Saludos Azotados de Lucrecia

     
  • A la/s marzo 26, 2008 3:57 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Baplun:
    Tus comentarios siempre me alientan a seguir adelante. =)
    Saluditos.



    -

     
  • A la/s marzo 26, 2008 3:58 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Luna:
    Jajajaja.
    Muchas gracias por tu interés. =)
    Saluditos.



    -

     
  • A la/s marzo 26, 2008 3:59 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Lucrecia Dungeon:
    Bienvenida.
    Muy emocionante... =)
    Saludos.



    -

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal