Tina Marie

Diario íntimo de una mujer joven ex prostituta

lunes, 12 de mayo de 2008

"De Mezclas..."

-



De nuevo, yo únicamente escuchaba los berridos de Ross. La cara de PonchI estaba cubierta por lo que semejaba una máscara de gas; Y esa máscara era el culo de Ross...
Afortunadamente, cuando menos para mí, las manos del hombre estaban abriendo las nalgas de Ross, así que mi parte trasera estaba en paz. Lo cual es importante para no excitarme de más y tener la mente más clara aunque fuera por un momento.
Después de un grito muy agudo, que denotaba un orgasmo, por parte de mi loca amiga, ésta alejó su culo de la cara de PonchI y recostó su cuerpo sobre el de éste apretando fuertemente las nalgas. Tanto las apretó que se le formaron unas como bolitas como si fuera cáscara de naranja y dijo enfáticamente, casi gritando, “¡Ya no!” Perla y yo soltamos una risita, la cual Ross respondió volteando a ver a cada una y preguntar con molestia, “¿De que te ríes, pendeja?”. Pregunta la cual, en lugar de molestarnos hizo que nos diera más risa. Una risa que ambas evitamos como pudimos. Volteé a ver a Perla y vi que tenía la mirada completamente hacia abajo, con una amplia sonrisa.
Obviamente, seguía yo. Ross se quitó de encima de PonchI lentamente y con una mano, en silencio me dio a entender que la sustituyera. Me coloqué a horcajadas de espaldas a él, lo cual era lo propio. Empecé a moverme hacia atrás, partiendo como medida el pubis y la cintura del hombre. Estaba a punto de pegarle mi trasero a su cara, cuando Ross, con una de sus típicas frases ingenuamente pícaras me dijo: “De vez en cuando levanta la cola, tu sí le abarcas toda la cara, no me lo vas a dejar respirar, no quiero que me lo vayas a ahogar”. Viniendo de otra persona, lo hubiera tomado como una broma, una burla o quizá, una ofensa. Viniendo de aquella generosa loca comprendí que de nuevo decía una verdad absoluta sin tapujos y sin ningún deseo de molestar o incomodar.
Empecé a restregarle la cara con mi entrepierna. Con un vaivén de atrás hacia adelante. Poco a poco, fui sintiendo su nariz clavándose ligeramente en mi ano para después pasar por la entrada a mi vagina y llegar a la mitad de mis labios menores. Y de la misma manera, poco a poco, PonchI comenzó a usar su lengua. Empecé a sentir escalofríos en toda mi columna vertebral, volví a lanzar algunos gemidos discretos, levanté la cabeza lo que pude tratando de contrarrestar la sensación, hasta que la misma, me forzó a bajar la cara, mi nariz casi rozando su verga.
Inmediatamente sentí, en gran parte de mi trasero demasiada humedad. Ya había hecho el sesentainueve en otras ocasiones y tanta viscosidad, no era normal. Se trataba de las “huellas” de las otras mujeres que habían estado ahí. Con mi trasero, recogí la viscosidad de las otras dos chicas, al parecer por completo.
Mi cabello me cubría el rostro, convirtiéndose en mi cómplice silencioso: Como ya dije, la verga de PonchI se mostraba justo frente a mi vista, a la altura de mi nariz y de mi boca. Era demasiada tentación para una mortal común y corriente como quien esto escribe. No la resistí y sabiendo que mi cabellera me protegía, le planté un besito pequeño justo debajo de la cabecita. PonchI se convirtió en otro cómplice más; Me clavó las uñas en las nalgas y las de los pulgares en la parte interna de las mismas. La tentación siguió agobiándome, y pretextando que levanté el trasero como me lo habían indicado para dejarlo respirar, le di una lamida a la verga, incluso en la rugosa suavidad de la bolsa que guarda los testículos. Un saborcito un poco más salado me llegó casi de inmediato a la punta de la lengua. No quise arriesgarme a más. No sabía que tendría más en mente Ross y, el que yo le lamiera la verga a su hombre, quizá no estaba incluido en sus planes en ese preciso momento. Quizá no quería excitarlo prematuramente. Ha pasado un buen tiempo, así que si Ross me lee, dudo que se moleste demasiado. Lo bueno fue que no me vio en el momento.
Cada vez que pegaba mis nalgas al rostro de PonchI, volvía a sentir esa viscosidad que ahora incluía la mía propia. Yo ya tenía a PonchI como un hombre al cual no le daba asco la intimidad de las mujeres. Me lo había demostrado antes, sin embargo, tampoco lo tenía como alguien que gustara tanto de eso. No recuerdo pero, quizá para ese entonces, una de las cosas que más me excitan del sexo, es la idea de que el semen de dos o más hombres se mezcle dentro de mi vagina, o mínimo, dentro de mí boca. Tal vez PonchI pensaba igual respecto a los líquidos vaginales. O, quien sabe, quizá Ross le hizo despertar un gusto al respecto. Ella puede hacer que cualquiera deseé lo que unos pocos minutos antes ni siquiera hubiese imaginado posible...


-



Audio Podcast



-

6 Comentarios:

  • A la/s mayo 12, 2008 8:58 p. m., Anonymous  dijo...

    ¡Sería genial que Ross tuviera un blog! La pura barbaridad.
    Jajajaja.


    xDDD

     
  • A la/s mayo 12, 2008 9:05 p. m., Blogger Baplun dijo...

    Uuuuaaaaooooo, que gusto me dio esta publicación de hoy, sobre todo lo que hiciste a escondidas de Ross y Perla, solo entre tu y PunchI, esos momentos cortos y deliciosos, son magníficos e irrepetibles, es casi como una acción sexual realizada en publico pero a la vez a escondidas de todos.

    Me encanta escuchar de una mujer hablar de sus deseos sexuales y sobre lo que le satisface, eres una Ninfa, Ojala todas las mujeres que lean este post aprendan a solicitar su satisfacción y su derecho a sentir, no a hacer sentir a su compañero.

    Cuídate mucho mi niña linda, bye.

     
  • A la/s mayo 13, 2008 2:52 a. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Té:
    Sí pero dudo que tenga la paciencia para sentarse dos horas diarias a escribir algo que ya hizo... Lo dudo mucho... =)
    Saludos.


    -

     
  • A la/s mayo 13, 2008 2:53 a. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -

    Baplun:
    JAjja. Gracias.
    Saludos =)

    -

     
  • A la/s mayo 13, 2008 9:15 a. m., Anonymous  dijo...

    ¡Seguro!
    Jajajaja, parece demasiado inquieta.

    Saludazos.

     
  • A la/s mayo 13, 2008 10:44 a. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -



    Té:
    Bastante... Y no le gusta mucho escribir...Ni la computación en general.
    Saludos de nuevo. =)


    -

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal