Tina Marie

Diario íntimo de una mujer joven ex prostituta

miércoles, 7 de mayo de 2008

“Ella era ella...”

-


Ross nos pidió que nos levantáramos de la cama. Como estábamos empinadas, lo hicimos hacia atrás, y PonchI nos tomó de la cintura a Perla y a mí, como para contenernos y no alejarnos mucho de él. Ross aprovechó el pequeño lapso para extender bien la sábana puesto que las tres la habíamos arrugado con nuestros cuerpos. Quería que el lecho de su hombre estuviera impecable. Mientras Ross lo hacía, PonchI aprovechó el momento para asirme fuertemente del culo, y supongo que hizo lo mismo con Perla. Vimos a nuestra loca amiga desdoblar los pliegues de la superficie, ambas con una mano de PonchI en sus respectivos culos.
Una vez que terminó de hacerlo, se hincó en la cama y sin pronunciar palabra, le hizo una seña pícara con su dedo de que se acercara a ella. PonchI nos soltó y se acercó a la cama. Entonces Ross dio unos golpecitos en la superficie, dándole a entender que se recostara justo en medio. Nuestro caballeroso amigo lo obedeció tendiéndose bocarriba.
Nuestra loca amiga, se movió un poco para hacerle espacio a él, a la vez que nos señalaba a Perla y a mí con ambas manos. Estiró ambos brazos separados apuntando con cada uno a nosotras, nos hizo la señal de que nos acercáramos y luego, siguiendo con sus brazos separados, con sus dedos índices hacia abajo, nos indicó que quería que cada una se recostara al lado de PonchI. Yo rodeé toda la cama y me coloqué a la derecha de nuestro amigo. Perla hizo lo propio en el lado opuesto. Ross se hincó entre las piernas de su hombre y con la confianza debida, le tomó las rodillas y, sin pedir permiso se las abrió. Fue escalando suavemente por el cuerpo de PonchI hasta que su cuerpo quedó encima del de su hombre. Le cuchicheó al oído algo que pude entreoír: “Pícales el culo”. Le dijo con voz bajita y entrecortada. Ross ya se había calentado mucho. Le calentaba el hacer feliz a su hombre, el ser generosa con él.
Mientras yo acomodaba mi cabeza en el hombro de PonchI, éste, la obedeció y comencé a sentir su mano recorrer mi espalda baja, hasta anidarse en medio de mis nalgas, para después comenzar a frotar mi ano, diría que sin parar. No es difícil adivinar que estaba haciendo exactamente lo mismo con Perla, en especial porque dejó salir algún ligero pujidito por ahí.
Ross comenzó a besar las mejillas de PonchI y fue bajando hasta su cuello, para después pasar a su pecho. Desde el cuello, los besos se convirtieron en lamidas suavecitas. Parecía que ella estaba bebiendo néctar de los dioses que brotaba del cuerpo de su hombre. También, pareciera que nos dijera, “la cara, el tronco, y las piernas, son míos. Ustedes tienen un brazo para cada una”, puesto que respetó los brazos de PonchI. No los tocó.
Siguió lamiéndole todo el cuerpo; Se embelesó con la pancita. Al llegar al pubis comenzó a rodear, se pasó de una ingle a la otra, sin rozar los pelos de su pubis. Y de nuevo, regresó a la primera ingle, para bajar por el muslo hasta lamerle el pie y tomar el camino ascendente de regreso. Hizo lo mismo con la otra pierna y al llegar a la ingle, comenzó a descender por ella hasta que su boca quedó bajo los huevos de PonchI. Le lengüeteaba esa parte baja, y yo ya no veía su cara porque la verga, y los huevos de su hombre la cubrían, veía su frente nada más. Por momentos, Ross levantaba la cabeza y vi como la punta de la verga le acariciaba la frente, y hasta la punta de la nariz, dejándole un delgado y consistente hilillo de semen a su paso por la parte superior del rostro de mi amiga.
Ross estaba en Ross, y ello enloquecería a cualquier hombre, en especial al propio.



-




-

6 Comentarios:

  • A la/s mayo 07, 2008 9:50 a. m., Blogger Yo soy aquel dijo...

    que pinche necia!!!!! si supieras leer correctamente los resultados de las encuestas, te darias cuenta de que a la mayoria de las personas que pasan por tu deliciosa pagina, no les gusta el puto audio, pero a güevo, como es tu blog, haces lo que se te da la gana. ¿entonces para que mamar con la puta encuesta si no le haces caso??? estas riquisima!!

     
  • A la/s mayo 07, 2008 12:20 p. m., Blogger Jonathan Mendiola dijo...

    no hay duda que leerte no deja de ser un placer, es imposible probarte y luego dejarte en cuanto al blog me refiero por supuesto, seguramente otras Q personas afirmaran mi opinion =P antes q otra cosa kiero felicitarte por mantener el blog durante 2 años y 3 dias con mas o menos 12 horas, es un placer poderte escribirte algo unq sea pekeño para sepas q nadie q ha pasado por tu blog olvida q existe =P y como opinion extra feliciditudinal no habia podido escuchar el audio hasta hoy q inluiste el plugin, yo se q por tiempo es casi imposible hacer una grabacion hecha por ti de tu texto pero estaria padre si al fin de semana selecionaras un post y con tu voz se kedara con tu imagen estaria fantastico, te mando un fuerte abrazo y un beso cordial =)

     
  • A la/s mayo 07, 2008 2:57 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -

    Yo soy aquel:
    Pongo el audio para los casi 150 votantes que les gustó.


    -

     
  • A la/s mayo 07, 2008 2:59 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -

    Jonathan Mendiola:
    Que gusto verte de nuevo por acá. =)
    Gracias por tus palabras, como he dicho, me alientan a seguir adelante. No entendí muy bien eso de las "más o menos 12 horas".
    Podrías decirme porqué no habías podido escuchar el audio?
    Saludos.


    -

     
  • A la/s mayo 07, 2008 10:44 p. m., Blogger Baplun dijo...

    Realmente ver una mujer entregada y concentrada en ella, en su satisfacción y deleite, exigiendo que el deseo le sea complacido y saciado es algo que no tiene precio, ni Master Card, con todo su crédito podría pagar. El hecho de que una mujer exija ser complacida y a la vez que ella decida complacer a su pareja sin necesidad de tan si quiera sugerírselo es algo que, ni palabras tengo para expresarlo, pero no deja de tener veracidad, así como los hombres deseamos, exigimos y pedimos el sexo, también las mujeres debieran aprender a sentirse bien, a disfrutar de ese placer que dura tan poco, ese Petit Mort, como le llaman los franceses.

    Pero imaginarse a Ross, en ese acto, no no no, no creo que no, mi imaginación no llega tan lejos, pero me parece magnifico para los que estamos en cuarentena orgásmica, así almacenamos energía para luego.

    Mi niña gracias por tan magnifico Post, cuídate mucho, bye.

     
  • A la/s mayo 08, 2008 3:29 a. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Baplun:
    Creo que puedo decir que a Ross le gusta hacer las cosas bien, en especial con el que ella quiere. =)
    Saluditos.


    -

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal