Tina Marie

Diario íntimo de una mujer joven ex prostituta

martes, 29 de abril de 2008

"Tres platos, dos rondas completas..."

-


Sentí las manos de PonchI en mis nalgas. Acto seguido, me las abrió, y en un segundo ya me estaba haciendo oral. Lógicamente comencé a gemir, pero entre mis gemidos, tengo la idea de haber escuchado algún cuchicheo allá abajo. Sé que Ross dejó su posición, quizá para ver a su hombre lamerme la vulva o, podría ser, para guiarlo, decirle que hacer e intercambiar comentarios. Entre mis gemidos, jadeos y el tragar saliva, sólo escuchaba el típico cuchicheo, como una especie de zumbido, aunque alcancé a oír por parte de ella, algo así como: “...panocha, ¿eh?”. A lo que PonchI le respondía, sin despegar su cara de mi trasero, con un “Mhmhmh”. El regalo de ella para su hombre, estaba saliendo a pedir de boca.
Sin previo aviso, y súbitamente, dejé de sentir las manos y la lengua de PonchI, y en cuestión de un segundo o dos, Comencé a escuchar los gemiditos de Perla. Nuestro amigo, iba a repetir platillo, aunque se tratara de un simple entremés.
Después escuché a Ross proferir gemidos y lenguaje sucio. Señal de que PonchI había cambiado de “plato”. Entonces, los gemidos se convirtieron en un gritito por parte de ella. Fue un gritito, más de sorpresa, que realmente de dolor, para luego decirle, entre riendo y celebrando: “No me muerdas ahí”. La forma en la que se lo dijo, era más como una invitación a que lo volviera a hacer que una advertencia o una petición conminándolo a detenerse. Nunca supe si le mordió una nalga o un labio pero, por el volumen, llegué a pensar que fue uno de sus labios menores. Sus pujidos se fueron incrementando, señal de que PonchI retomó la seriedad y se dedicó a mamársela en serio a nuestra loca amiga.
Siguió conmigo y volvió a lamerme con mucho cuidado, de abajo a arriba, no dejando seca ni una parte de mi vulva. Mis gemidos aumentaron cuando sentí un dedo en mi ano. Era más bien pequeño y delgado. No había duda de que ese dedo pertenecía a Ross y no a PonchI. Además de que luego lo empezó a sacar y meter de forma vertiginosa y nuestro amable amigo siempre era más gentil, y no hacía eso sino hasta después de prepararte muy bien, cuando ya estabas tan caliente que tu misma lo necesitabas.
Viéndolo en retrospectiva, y quizá es algo en lo que no había reflexionado nunca hasta ahora, me encontraba un poco tiesa, no muy desenvuelta. De haber estado en otra circunstancia, es decir, no con la mujer y “su hombre” al mismo tiempo, sino con PonchI sólo, o con casi cualquier otro, con quien me sintiera en confianza, le hubiera movido un poco el culo de un lado a otro o de arriba abajo, para parecer más erótica y sexual. Estando tan quieta, supongo que me vería como una novata o, como alguien que está ahí sólo por cumplir y ganarse un dinero (postura que siempre evité). Creo que el hecho de que, de alguna manera, fueran pareja, o tuvieran algún tipo de relación romántica o cuasi romántica, me cohibía un poco. Aún así, dentro de mis limitaciones mentales, hice mi mejor esfuerzo. Esto me sirvió para un futuro, en el que esposas contrataron mis servicios, ya fuera para un trío, o exclusivamente para su hombre, ya fuera por un cumpleaños, algún tipo de aniversario, o algo así.
La lengua de PonchI y, el muy probablemente dedo de mi amiga, me excitaron. Afortunadamente, como la sesión iba para largo, este escarceo tri-oral no se alargó demasiado. PonchI se estaba dosificando bien, o, ¿Sería Ross quien dosificaba a PonchI? De cualquier modo, la pleitesía para con su hombre, estaba a punto de continuar.



-

9 Comentarios:

  • A la/s abril 29, 2008 3:39 a. m., Blogger Luna dijo...

    Hola Tina!!
    Y el audio?

    Va excelente tú relato,pero me faltó el audio!!!

    Saludos désde la árida Tijuana.

     
  • A la/s abril 29, 2008 5:50 a. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -



    Luna:
    Antes que nada, ¡¡¡¡Muchas Gracias por tu interés!!!! =)
    Segundo... Es que estoy preparando una sorpresita y no me dio tiempo. =D
    En esta misma semana lo sabrás. =)
    Saluditos.


    -

     
  • A la/s abril 29, 2008 8:45 a. m., Anonymous  dijo...

    Pues, eran pareja y eran tus amigos. Pese a la confianza entre los 3, el ambiente es raro cuando estás en algo así por primera vez; a veces parece difícil saber cuáles son los límites de la pareja, si no formas parte de ella.
    Supongo que Ross aligeraba mucho las cosas, con su despreocupación... pero aún así ¡qué intrusa te sientes! Jajaja. Supongo que son los prejuicios, que ya trae una bien arraigados al crecer en un ambiente en el que la monogamia es "ley".
    Saludazos.

     
  • A la/s abril 29, 2008 6:19 p. m., Blogger iris dijo...

    POR FIN ME PUDE AL CORRIENTE CON TU BLOG, es interesante leerte

    espero al final de esta vivencia
    cuidate

     
  • A la/s abril 29, 2008 6:37 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Té:
    Lo describiste de manera inmejorable. Supongo que ya has estado en una situación similar. =)
    Saluditos.


    -

     
  • A la/s abril 29, 2008 6:39 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    iris:
    Gracias por hacerlo. Muchas gracias en verdad. =)
    Saluditos.



    -

     
  • A la/s abril 29, 2008 7:42 p. m., Blogger Baplun dijo...

    Te confesieso que me senti nervioso hasta llegar al final de este post, increible los detalles que narraste aqui, uao, y lo mejor de todo es que aun no termina.

    Cuidate mucho mi niña linda, bye.

     
  • A la/s abril 30, 2008 6:11 a. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -

    Baplun:
    Jajajaj. Gracias. =)
    Saluditos.

    -

     
  • A la/s mayo 01, 2008 4:10 a. m., Blogger Clip dijo...

    Como sin ser explicita, pones a 1000 a todo el auditorio....increible
    te visitaré a menudo

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal