Tina Marie

Diario íntimo de una mujer joven ex prostituta

viernes, 29 de agosto de 2008

“La magia de aparecer y desaparecer ante mis ojos…”

-





Lo que ahora sigue es difícil de describir porque es como narrar un circo de dos pistas... Había dos camas en esa recámara, en la que yo había estado, la cual estaba directamente frente a mí y una a mi derecha. Ross se puso en cuatro en la cama frente a mí, dejándome ver toda su intimidad. Por mi parte no tenía idea de lo que estaba por acontecer, ni que hacer. Simplemente dejé que las cosas pasaran. Esa visión del culo de Ross no duró mucho porque Chuype se hincó atrás de ella, y empezó a cogérsela de a perrito. A mi izquierda se encontraba GusG, quien le preguntó por qué la había penetrado vaginalmente, a lo cual, el primero le respondió volteando y sin dejar de cogerse a mi loca amiga, “Para que me la embarre primero…” Por curiosidad, me acerqué hasta que mis rodillas toparon en la cama y me incliné para ver como entraba y salía la verga de Chuype por la vagina de aquella. Como siempre, es un espectáculo muy sensual, cuando menos para mí, que cuando soy yo la protagonista de un hecho así, prácticamente nunca puedo ver “eso”. Veía claramente como cada vez que se la sacaba, su miembro estaba más y más brilloso, como envaselinado o embarrado de mayonesa.
Entonces, Chuype se la sacó por completo, le agarró las nalgas a mi amiga, se las abrió y puso la punta de su verga en el ano y, al verme a su lado me dijo, “¡Ayúdame!”, levanté mi vista para verlo a los ojos como preguntando qué quería que hiciera, y al ver mi reacción, me pidió que le agarrara el tallo del miembro mientras el seguía abriéndole las nalgas y empujaba para metérsela con fuerza. Vi perfectamente como entró la cabecita del pene en el ano de mi amiga, empujando hacia adentro todos los pliegues, estrías y líneas que hay en su derredor, junto con los pelitos que los cubren, al tiempo que ésta emitía un grito gutural estridente, “Rrghhhh”. Ese sonido me intimidó un poquito. Me sorprendió. Se suponía que Ross ya estaba muy acostumbrada al sexo anal. PonchI se la cogía por ahí con mucha frecuencia, como ella misma una vez, con todo y pena, me dijo: “Ya me tiene bien desfundillada”. Sin mencionar que PonchI la tenía más gruesa que Chuype. Me dije que “no importa cuantas veces lo hayas hecho, siempre te duele…”
Después de habérsela metido toda, con los consiguientes gemidos animalescos de Ross, Chuype se la sacó y metió unas pocas veces y le preguntó a ella, “¿Te gusta?”, a lo cual respondió con un largo, sonoro, efusivo y determinante grito: “¡Síiiiii!”. Noté su absoluta sinceridad dentro de ese dolor agobiante. Con eso, agregué algo a la frase que había pensado: “no importa cuantas veces lo hayas hecho, siempre te duele… y te gusta…”. Con el tiempo, y conversando con las personas indicadas, aprendí que hay maneras de que cada vez te duela menos y te sea más fácil y placentero. A su tiempo lo comentaré por aquí.
En un momento dado, escuché algunos pujidos y gemidos a mi espalda, volteé por encima de mi hombro, sin darle mucha importancia, y vi que alguien se estaba cogiendo a alguien en la otra cama. Por mi parte, yo estaba muy interesada en la visión que tenía ante mis ojos. La maravilla de la naturaleza. La verga de Chuype aparecer para luego volver a desaparecer dentro del ano de Ross. Era un espectáculo maravilloso. Me tenía extasiada. Aunque, naturalmente, no duraría para siempre… Mientras veía a esa verga moverse, cada vez más roja, cada vez más brillosa, cada vez más embarrada, alguien me llamó por mi nombre…





-

10 Comentarios:

  • A la/s agosto 29, 2008 1:18 a. m., Anonymous Hijo del Hule dijo...

    La inocencia con la que cuentas las cosas es lo que me encanta de tu manera de escribir. :)

     
  • A la/s agosto 29, 2008 6:06 a. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Hijo del Hule:
    Gusto en verte de nuevo por acá.
    =)
    Saludos.


    -

     
  • A la/s agosto 29, 2008 7:10 a. m., Anonymous Jor dijo...

    Hola Tina!

    Con semejante primer plano delante de tus ojos y viendo a Ross delirar, gemidos cada vez más audibles y una excitación que crecía y crecía, ¿no te tentaste aunque sea un poquito de recibir tú también sexo anal, a pesar de que esa práctica no era lo tuyo?

    Saluditos!!

     
  • A la/s agosto 29, 2008 7:22 a. m., Anonymous Krlos dijo...

    Eso mismo me preguntaba yo. No te tentaste ?

    Salu2.

    C. B.

     
  • A la/s agosto 29, 2008 7:27 a. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Jor:
    El punto es que para mí, el sexo anal es una cuestión de principios de la cual hablaré en su momento. No es sólo el temor al dolor, el cual confío que podré superar llegado el momento. Incluso sé que podría acostumbrarme muy bien con el tiempo y con la práctica... Más bien es algo que desde muy jovencita me dije a mí misma...
    Saluditos. =)

    -

     
  • A la/s agosto 29, 2008 7:28 a. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Krlos:
    Tentación, siempre o casi siempre la hay... =) No sólo para eso, sino para muchas cosas...
    Saludos. =)



    -

     
  • A la/s agosto 29, 2008 1:06 p. m., Blogger Baplun dijo...

    Por la tentacion el mundo cambio por la tentacion estamos vestidos, por la tentacion nos descubrimos, por la tentacion que narras hoy, nos tientas a tentar....

    Tu magia se descubre en las palabras sensuales que utilizas.

    Mi niña cuidate mucho. bye.

     
  • A la/s agosto 29, 2008 4:54 p. m., Anonymous Silent dijo...

    Holap

    De tiempo que me doy una vuelta por aquí y me encuentro con esta historia genial, estaré esperando la siguiente parte...

    Saludos y buen fin de semana :D

     
  • A la/s agosto 30, 2008 4:43 a. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Baplun:
    =)
    Saluditos.


    -

     
  • A la/s agosto 30, 2008 4:44 a. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Silent:
    Qué agradable verte de nuevo por acá! =)
    Saluditos.


    -

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal