Tina Marie

Diario íntimo de una mujer joven ex prostituta

miércoles, 10 de septiembre de 2008

“Principio del fin…”

-



Lo siguiente fue, quizá lo más erótico de todo. Un clímax que no hubiese podido imaginar de antemano. Supongo que nadie, puesto que obviamente no estaba planeado.
Me encontraba algo alejada de todos para ver el panorama, las dos parejas de hombres se cogían al par de mujeres lo mejor que podían. Con los consabidos pujidos y gemidos de ellas, muy sonoros y audibles; mientras que los de ellos eran más como las aspiraciones profundas de los que están haciendo ejercicio.
Después de un tiempo, después de que parecían trillizos unidos por su pubis y su área perineal, súbitamente alguien, no recuerdo quien, quizá GusG, quien haya sido no lo recuerdo y no importa mucho, grito que ya no aguantaba y estaba por venirse. Alguien, quizá desde la otra cama, tal vez ÁngelU le respondió con otro grito pidiéndole que se detuviera y aguantara todo lo posible, luego les ordenó lo mismo a los demás. Todos se detuvieron, y uno de ellos preguntó que hacer. A grandes rasgos, ÁngelU o quien haya sido, les dio la orden de sacárselas con cuidado a las mujeres para que no se fueran a venir, que no fueran a eyacular. Desde luego que comenzó el concierto de “Ayes” a dúo por parte de las chicas.
Una vez que los varones se habían “desconectado” de las chicas y estaban todos en reposo sobre la cama, ÁngelU se puso de pie y les pidió a todos hacer lo mismo. Entonces, les ordenó a las chicas que se pusieran juntas en cuatro patas sobre una cama. Ross se dirigió hacia la cama donde había estado Perla y ésta hizo lo propio. Quedaron en cuatro, una al lado de la otra.
Yo pensaba que quedaría totalmente exenta de toda actividad. No fue así. Ellos me conocían y sabían lo que más me gustaba. Me ordenaron que me sentara en el suelo, recargada en la cama entre las piernas de mis amigas. Es decir, cuando me acerqué, el culo de Ross estaba a mi izquierda y el de Perla en el lado opuesto. Pero cuando me senté en el suelo, la cadera derecha de Ross casi rozaba mi hombro derecho y a mi izquierda, en la misma situación, se encontraba Perla. Sí así fue, lo estoy recordando y quedamos tal como dije.
Hasta ese momento, no tenía idea de que intentaban las maquiavélicas mentes de nuestros cuatro amigos…




-

3 Comentarios:

  • A la/s septiembre 10, 2008 11:20 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

    Tina, esperamos ansioamente tus podcast. Esa la onda mas actual, por cuanto de esa forma revivimos mejor tus maravillosas aventuras eroticas, francamente las mejores de la Web- Parce que las estuvieramos viendo y goando nostros mismos. Cachalote

     
  • A la/s septiembre 10, 2008 5:00 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Cachalote:
    Gracias por tu comentario. Me alienta a seguir adelante. El podcast sigue en cuanto tenga un poco de tiempo para hacerlo. El audio aquí no ha muerto. =)
    Saluditos.


    -

     
  • A la/s septiembre 10, 2008 9:42 p. m., Blogger Baplun dijo...

    Uepa ahi se gozo a mil, no entiendo la idea de ese trompo que querian hacer esos vikingos, ofrezcome, que poder de agunte tan grande.

    Solo espero que no te hayan maltratado mucho a ti niña linda.

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal