Tina Marie

Diario íntimo de una mujer joven ex prostituta

miércoles, 21 de noviembre de 2007

""La batalla lesbica-oral estaba en todo su esplendor..."

-


-


Ross se recostó a mi lado y de nuevo empezó a besarme, casi al mismo tiempo que extendía su brazo hacia mi entrepierna para continuar con su dedeo. Don Sienes se le unió en su lucha contra mí y tomándome de las rodillas, abrió por completo mis piernas. Nuestro cliente no aprovechó la situación más que para ver de cerca como actuaban los magistrales dedos de mi amiga en mis genitales.
Me pareció un poco extraño que el cliente se limitara a asirme de las rodillas y a verme de cerca, al mismo tiempo me sentí aliviada que así fuera porque dos contra mí hubiera sido algo que no hubiera podido manejar. Ross comenzó a masajear mi clítoris con movimientos circulares y sólo dejaba de besarme la boca para, de vez en cuando chuparme el seno que tenía más cerca. No recuerdo con exactitud ni en qué momento ni las palabras exactas pero mi amiga algo le dijo al cliente de que le presentaba a ‘Porky’, a lo cual el hombre respondió con el clásico “mucho gusto” y luego le dijo que Porky tenía hambre a lo que Don Sienes respondió que al rato le daría “de comer”. Yo ya no tenía capacidad de reacción. Todo lo escuché como entre penumbras dentro de mi excitación y lo recuerdo vagamente como si hubiese sido un sueño.
Muy en el fondo de mí, el último hálito de lucidez que me quedaba, temía que Ross desplegara todos sus conocimientos lésbicos en ese momento, tal como lo había hecho frente a mí contra La Rusa tiempo atrás. Mis temores tenían fundamento: Al poco rato, Ross se trepó encima de mí para efectuar el sesenta y nueve poniéndome toda la cola en la cara. Prácticamente se sentó en mi rostro. Empecé a sentir la sensación desesperante proveniente de mi entrepierna que me hizo mover inconscientemente las caderas de un lado a otro. Por mi parte, recordé que tenía que excitarla a ella lo más que me fuese posible para que acabara con nuestro cliente, así que le abría las nalgas hasta que le doliera y pude constatar lo que ya sabía. Era una chica muy limpia, de las que pasan gran parte del tiempo buscando una oportunidad para asearse, sin embargo, como ya había dicho, no dejaba de ser mujer y tener el olor característico. Sé que eso duele, sin embargo ese dolor no la amedrentaba ni la hacía amainar. Al momento de abrirle las nalgas y poder ver esa continua raya de pelitos, cuya piel era más oscura que el resto, me dio el tufo a pescado. “Ni modo”, me dije, “hay que echarle para adelante” y empecé a lamerle la vulva lo mejor que pude.
Recordé algo que algunos hombres me habían hecho en situaciones como en la que se encontraba Ross. Ya que tenía la parte baja de sus nalgas presionando mis pómulos y alrededor de la nariz, comencé a mordérselas con cierta suavidad al principio y después con mayor energía. Por fin pude hacer que cesara de mamarme al provocar un gritito en ella que ahora que lo recuerdo me causa risa. Como era de esperarse, estas mordidas la encendieron aún más y contraatacó mordiéndome las nalgas o lo que podía dado que yo me encontraba abajo.
A su contraataque no me quedaba más remedio que “re contraatacar” de mi parte. Después de todo, yo me encontraba abajo y cuando la mujer está arriba en un sesenta y nueve te deja el culo libre para que le hagas lo que quieras, así que aproveché la situación y le metí un dedo en el ano, no sin antes haberlo paseado por toda su vulva para que me lo lubricara y no la lastimara demasiado. La hice exclamar un pujido que le salió del fondo de la garganta, una especie de “urghfff”, que la hizo dejar de lamerme por un segundo.
Sabía que mi loquísima amiga no se rendiría tan fácil, así que trató de hacer lo propio, sin embargo, fruncí mi ano y lo escondí lo mejor que pude cerrando las nalgas con fuerza. A Ross no le quedó más remedio que buscar una alternativa de consuelo. Y la encontró. Al no poder meterme el dedo en el ano, regresó a mi área perineal, hurgó por todas partes y dio con el orificio vaginal. Acto seguido me penetró con su dedo. Ahora fui yo la que dejó de morderle el culo para externar una exclamación de dolor-placer. La batalla lésbica-oral estaba en todo su esplendor.


-

14 Comentarios:

  • A la/s noviembre 21, 2007 5:54 a. m., Blogger juan rafael dijo...

    Un placer para la vista del cliente.

     
  • A la/s noviembre 21, 2007 8:55 a. m., Blogger Tamujin dijo...

    Que relato, que deleite, esto si que enciende a cualquiera! Como no iba Don Sienes a ponerse tan caliente.

    Saludos!

     
  • A la/s noviembre 21, 2007 11:28 a. m., Blogger jatecha dijo...

    ajua¡¡¡¡ ke rico relato la se ve ke eres una experta en los artes lesbicos das placer a mujeres y hombres de una forma muy buena saludos desde cd del carmen

     
  • A la/s noviembre 21, 2007 11:31 a. m., Blogger Fernando Nerú dijo...

    Debo de reconocer que tus escritos siempre me dejan abrasada la piel por el igneo fuego de tus letras y por los ardientes paisajes que ellas crean.
    Felicitaciones querida Tina por lo bien que escribes, realmente prometes...

    Que Dios te bendiga a ti y a tu casa, y a los que en tu corazon habitan.

    Atte.. Fernando Nerú.

     
  • A la/s noviembre 21, 2007 2:00 p. m., Blogger LicCARPILAGO dijo...

    very good... espero la continuacion.

    clap, clap, clap. standing ovation por tu narrativa.

     
  • A la/s noviembre 21, 2007 6:38 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    juan rafael:
    Por eso piden tanto el "Lesbian Show"...
    Saludos.

     
  • A la/s noviembre 21, 2007 6:39 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    jatecha:
    Honestamente, créeme que no lo soy. Me defiendo nada más.
    Saludos hasta cd. del Carmen.

     
  • A la/s noviembre 21, 2007 6:40 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    Tamujin:
    Me alegra que te haya gustado el post.
    Saludos.

     
  • A la/s noviembre 21, 2007 6:41 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    Fernando Nerú:
    Mil gracias por tus palabras y por tus buenos deseos. Son mutuos.
    Saludos.

     
  • A la/s noviembre 21, 2007 6:42 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    LicCARPILAGO:
    Bienvenido.
    Que bien que te interese mi cronología.
    Saludos.

     
  • A la/s noviembre 21, 2007 6:51 p. m., Blogger David Moreno dijo...

    Que buena historia...los tres posts han estado divertidos y muy eróticos..

    Saludos.

     
  • A la/s noviembre 21, 2007 7:31 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    David Moreno:
    Gracias por la visita.
    Que bien que te esté gustando mi cronología.
    Saludos.

     
  • A la/s noviembre 23, 2007 10:02 p. m., Blogger carlitos dijo...

    Creo que tener sexo oral con una mujer, podría decir que hay ser algo "delicado" (no es la palabra pero no se como decirlo) en caso que un hombre lo practique.

    Saludos!!

     
  • A la/s noviembre 24, 2007 7:32 a. m., Blogger Baplun dijo...

    Oye, pero la verdad hasta creo que Mi amiga, Ross tenia cierto deseo oculto hacia ti, la manera en que te ataco no es para menos, pero por suerte tenias la posicion mas comoda para defenderte; me gustaria saber que hacia Don sienes en ese momento.

    Me imagino que ese Super dichoso tendria que haber estado pelliscandose al ver a dos diosas como Tu y Ross, casi como una sola.

    al leer esta narracion, sobre esta batalla oral-lesbica, simplemente hay que cerrar los ojos y dejar que la imaginaicion trabaje, pero si te puedo asegurar algo, y es que, leer este post, provoca ciertas sensaciones.

    Mi niña, cuidate mucho. bye.

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal