Tina Marie

Diario íntimo de una mujer joven ex prostituta

lunes, 17 de diciembre de 2007

"De Don Abarroto y su amigo a V.G.T. 1..."

-

-


El viejito, a quien desde ahora llamaré “V.G.T.1”, con una actitud sospechosa, como haciéndose de delito, se inclinó un poquito hacia delante y en voz bajita me hizo una pregunta que por su balbuceo no comprendí en absoluto. Le pedí que me la repitiera, se acercó todavía más a mí y señalando hacia donde se encontraba la plaza me preguntó si yo era una de las chicas de la placita. Titubeé por un instante y luego con un movimiento de cabeza y sin hablar, respondí afirmativamente. El nerviosismo de V.G.T.1 se me contagió y al responderle volteé a los lados también de forma sospechosa.
Al ver mi afirmativa, me pidió que pasara al pequeño porche. Como seguía estando a la vista, accedí sin protestar. Una vez dentro me dijo que estaba interesado en mis servicios, que me había visto en la tienda de “Don Abarroto” un par de veces y que de hecho, me acababa de ver hacía unos minutos, sin embargo, nunca me había visto pasar por afuera de su casa. No quise entrar en detalles y responderle que quería rodear varias cuadras para tomar el transporte urbano y no pasar por donde estaban todos los clientes que podrían entretenerme.
Sin responderle nada, me limité a asentir con la cabeza en señal de que escuchaba lo que me decía. Entonces me dijo que requería mis servicios. Le respondí que en ese momento ya había terminado de trabajar y tenía algún asunto pendiente. “V.G.T.1” me interrumpió con voz casi suplicante que lo atendiera porque no se encontraba su esposa pero sólo disponía de un ratito y además no me pediría el servicio completo.
En realidad era raro que no te pidieran servicio completo, así que abrí mucho los ojos en señal de sorpresa. Al ver esto, el viejito me pidió que pasara a su casa “para entendernos mejor”. Lo que sí entendí fue que no era una buena idea permanecer a la vista de los transeúntes y de los automovilistas, así que accedí. Una vez dentro de la pequeña casa, la cual estaba llena de fotografías familiares y de recuerdos en general, me dijo que lo que me pedía era que le mostrara mi cuerpo y podérmelo tocar y que al final yo lo ayudara con las manos. “Cosa de cinco minutos” dijo él. Yo sabía que nunca es “cosa de cinco minutos”, sin embargo, se oía como un trabajo ligero y que sería fácil de realizar siempre y cuando estuviera dispuesto a pagar lo adecuado.
Le insistí que traía prisa, a lo cual me repitió que sería muy rápido. Entonces, para ver si era de verdad, le dije mi tarifa. Me contesto que le hiciera “una rebajita”. Después de un minuto de regateo, llegamos a un acuerdo, al fin y al cabo, no sería servicio completo.
Me sentí algo extraña, ese viejito fácilmente podría ser mi abuelito, así que cuando me dio el dinero en la mano, una sensación de confusión me llegó de golpe a la cabeza. Instintivamente me lo guardé en la bolsa. Al abrir este accesorio, también de manera automática hice por sacar un condón pero me detuve cuando recordé que no habría ni penetración, ni oral.
Ya no tenía más pretexto, era hora de desquitar la paga. Los pequeños ojos enmarcados por cejas entrecanas de V.G.T.1 se abrieron a más no poder cuando me llevé la mano al botón de la blusa…


-

12 Comentarios:

  • A la/s diciembre 17, 2007 5:17 a. m., Blogger juan rafael dijo...

    El típico viejo verde, que decimos en España.

     
  • A la/s diciembre 17, 2007 6:39 a. m., Blogger Baplun dijo...

    Sucede con mucha regularidad, las personas no entienden que el sexo no esta entre las piernas, sino, en el cerebro, puedo apreciar que este sr. al que llamas VGT1, aunque tiene su pareja, pues evidentemente a estas alturas, su relacion se basa en conversar, pero no en disfrutar de la sexualidad, gran error ese, pero que hacer, de alguna manera hay que satisfaccer estas necesidades, ya sea como lo hizo el, solicitandotelo a ti, o quien sabe como se las ingenia el ser humano, pero de todas maneras no creo que este VGT1 haya sido un cliente malo, al contrario, creo que es hasta cierto punto un fuente de sabiduria e ingreso extra.

    Mi reina, cuidate mucho. bye.

     
  • A la/s diciembre 17, 2007 12:30 p. m., Blogger Javi dijo...

    Un estilo diferente de servicio, pero al fin y al cabo gajes del oficio. Bueno me imagino que se te hizo algo incomodo por lo que dices o sorpresivo por la edad del señor. Besos

     
  • A la/s diciembre 17, 2007 12:50 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    juan rafael:
    Jajajajaj. También aquí o "Viejo rabo verde"
    Saludos. =)

     
  • A la/s diciembre 17, 2007 12:53 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    Baplun:
    No, nunca ha sido mi intención de mostrarlo como mala persona...
    Saludos.

     
  • A la/s diciembre 17, 2007 12:54 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    Javi:
    Así es y, por otras cosas que ya mencionaré...
    Saluditos.

     
  • A la/s diciembre 17, 2007 1:43 p. m., Blogger jatecha dijo...

    ajua¡¡¡ no cabe duda ke llamas la atencion de cualkier hombre sin importar la edad de este y vgt1 se va a morir cuando contemple la hermosura de tu cuerpo saludos desde cd del carmen

     
  • A la/s diciembre 17, 2007 2:20 p. m., Blogger Tamujin dijo...

    Creo que cualquier hombre sin importar la edad siempre sentira deseo por las mujeres jovenes. Con el buen porte que de seguro siempre tuviste no me extraña que le hayas llamado la atencion a V.G.T.1

    A ver que resulta de este contacto...

    Saludos!

     
  • A la/s diciembre 17, 2007 2:24 p. m., Blogger Húsar dijo...

    eso me asusto.


    saludos mujer que apetece!

     
  • A la/s diciembre 17, 2007 4:02 p. m., Anonymous novicia dijo...

    VGT1, supongo que hubo más pues por el 1 en el sobrenombre.

    Pues parece que fue un servicio poco común, digo, por aquello que mencionas que podría ser tu abuelito, esperaré el final de la anécdota.

    Saludos y cuidate

     
  • A la/s diciembre 17, 2007 5:34 p. m., Blogger Andres Pajerillo dijo...

    Pobre viejito, me imagino lo que debe haber sentido... esa sensación expectante de lo que iba a ver y tocar cuando te sacases la ropa. Puede llegar a ser muy intensa.

     
  • A la/s diciembre 17, 2007 10:16 p. m., Blogger Juan Diaz dijo...

    chingon el viejito jeje... saludos

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal