Tina Marie

Diario íntimo de una mujer joven ex prostituta

miércoles, 16 de enero de 2008

“Lo que es la experiencia…”

-




Su dedo ya se encontraba libre, entonces lo dirigió hacia mi ano. Pegó la yema a mi esfínter y comenzó a hacer movimientos circulares. Poco a poco me fue abriendo, a la vez que la sensación que me enloquecía me hacía mover el trasero de un lado a otro. En ningún momento trató de forzar la entrada, fue metiendo una falange, después la mitad de su dedo y en menos que me di cuenta, ya lo tenía adentro casi por completo.
Puse mis pies en la superficie de la cama para levantar mi trasero, según yo para darle mayor libertad. “¡No!, no…” Me dijo. No le pareció mi idea. Entonces me pidió que volviera a doblar las rodillas y que levantara las piernas lo más que pudiera. Hice lo que me sugirió y comprendí que tenía razón. Su dedo se deslizaba en mi interior con mayor facilidad. De la misma manera salía. Sin embargo, optó por volver a los movimientos circulares, aún con todo su dedo dentro. Me erizaba la piel la sensación que me brindaba. Seguí pujando y gimiendo con mayor fuerza. El cosquilleo lo llegué a sentir tan adentro como a la altura de mi ombligo. Supongo que mis intestinos se estaban estremeciendo. Algunas lágrimas me recorrieron las sienes y hasta se me tapó un poco la nariz. Sentía como me tallaba el recto con su yema. Los pezones se me pusieron duros casi como piedra y ya no pude más… De nuevo logré el orgasmo con un grito que me dejó sorda a mí misma. De nuevo le pedí casi rogando que cesara, lo cual hizo después de que le insistí varias veces.
Después de que me sacó el dedo del ano, noté que su pene seguía bajo. Ahora pienso, lo que es la experiencia… VGT1 me había mandado a las estrellas varias veces mientras él todavía no se empezaba a excitar realmente…
Su experiencia no terminó ahí. Cuando me dijo que se la mamara, yo pensé que iba a querer, ya fuera él de pie o yo hincada, o en todo caso, él boca arriba y yo entre sus piernas. No. Se recostó de lado y me pidió que hiciera lo mismo con mi cara a la altura de su verga. Así le sería más fácil lograr la erección y para mí sería menos esfuerzo en el cuello y la garganta. Le puse el condón justo antes de empezársela a mamar y al chupar, le creció inmediatamente. Le apreté la base para hacer más presión en la verga y que se le endureciera más y en pocos segundos ya estaba listo.
Me dijo que rápidamente me pusiera boca arriba con las piernas abiertas. Ahora sé que me lo dijo así para no perder la erección. Me coloqué, las abrí tanto como pude y una vez que estaba en medio de mí, estiré la mano para agarrarle el miembro. Le puse la punta justo en la entrada de mi orificio vaginal y con un ligero empujoncito de su parte me penetró con cierta facilidad.
Todo el tiempo se movió con muchísima suavidad, casi de cámara lenta. A veces ni siquiera la sacaba toda, cuando mucho la mitad. Aún así fue tan placentero que logró llevarme al orgasmo una vez más, con gemidos y uno que otro grito. Lo único que podía ver en ese momento era el techo de la pequeña recámara y no lo recuerdo en absoluto…
Su eyaculación fue tan tranquila y apacible como toda su cogida. No recuerdo que haya habido movimientos bruscos o gritos altisonantes. Había pasado por una experiencia totalmente nueva para mí: Sexo con un hombre de casi sesenta años…O quizá más de sesenta años, qué más da... Todavía me faltaba algo interesante, ver como le había ido a Ross, ver su cara, sus expresiones faciales y verbales…


-

9 Comentarios:

  • A la/s enero 16, 2008 2:17 a. m., Blogger Belén dijo...

    La edad en estos casos es un grado bella!

    Al menos tu si lo has probado jajajaja!!!!

    Besos! pasa un feliz miércoles

     
  • A la/s enero 16, 2008 9:46 a. m., Blogger iris dijo...

    me quede sin palabras

     
  • A la/s enero 16, 2008 2:25 p. m., Blogger jatecha dijo...

    tina llegando despues de 16 dias aproximados de ausencia y me deleito con tus relatos maravillosos ardo en deseos de leerlos cada uno saludos desde cd del carmen

     
  • A la/s enero 16, 2008 3:35 p. m., Anonymous carlos dijo...

    me encanto tu ralato. saludos de tu fiel lector.

     
  • A la/s enero 16, 2008 4:34 p. m., Blogger FENIX dijo...

    Vale màs maña que fuerza, me sigue cayendo muy pero muy bien el viejito.

    saludos.

     
  • A la/s enero 16, 2008 7:29 p. m., Blogger Tamujin dijo...

    Vaya que fue una buena cogida nada esperada para alguien de su edad! Ojala yo sea capaz de darle tal placer a una mujer todavia cuando llegue a esa edad! Jeje

    Saluldos!

     
  • A la/s enero 16, 2008 8:40 p. m., Blogger ((JaN!s...*)) dijo...

    casi 60... o sea k 50 y tantos... mmm no estaba tan viejito entonces :P

    psss k rico no?

    me imagino k a ross le encanto la idea =p

     
  • A la/s enero 16, 2008 11:22 p. m., Blogger Alfred dijo...

    no pues como dice Jan!s , viejito decrepito no era, pero aun asi con una chica como tu debio de poner toda su experiencia y vaya si lo hizo....vaya cogida y vaya leccion de como se le hace a una mujer sin rudezas.....para todo hay definitivamente

    Saludos, un beso Marie

     
  • A la/s enero 17, 2008 9:30 p. m., Blogger Baplun dijo...

    La verdad popular es increible, es cierto lo que dicen por ahi, "el diablo sabe mas por viejo que por diablo".

    Cuidate mucho.bye.

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal