Tina Marie

Diario íntimo de una mujer joven ex prostituta

martes, 22 de enero de 2008

“Muchas dudas en poco tiempo…”

-


Fui viendo sus facciones y conforme hablábamos recordé que se trataba de aquel hombre tan raro que hacía un poco de tiempo atrás me había ocupado. Se trataba del ausente, el que se comportaba como si yo hubiera sido una muñeca de plástico durante el servicio. Como había sido tan frío e indiferente conmigo en la cama, me fue un poco más difícil recordar las facciones de su rostro. El recordar quien era y saber que era inofensivo, me dio tranquilidad. A pesar de estar algo lejos de la placita y de que nadie nos veía, cuando me dijo que me subiera a su auto, lo hice sin temor. Después de todo, ya me había ocupado con él una vez.
Era raro como se transformaba, es decir, al momento que me subí al auto y comenzó a avanzar, empezó a hablarme con cierta familiaridad, todo lo opuesto a como era cuando estabas con él en la intimidad. A unas cuadras de distancia de donde me subí, me preguntó si todo el dinero que me daba era para mí o si tenía que repartirlo con alguien. Le respondí preguntándole por qué me hacía esa pregunta. A lo cual me respondió que cerca de ahí tenía a un amigo a donde podíamos ir y que todo el dinero sería para mí en caso de aceptar. Le pregunté que tan lejos quedaba ese lugar y cuando me lo dijo, vi que estaba unas pocas cuadras fuera del perímetro del “área de la placita”, es decir, unas cuadras fuera de lo que podría llamarse la bolsa de protección de quienes manejaban el negocio ahí.
También me advirtió, lo cual me pareció muy correcto de su parte, que de acceder tendría que regresarme caminando. No vi problema en ello y si, repito, me pareció muy honesto advertirme de antemano que tendría que caminar en total unas doce cuadras de regreso a la plaza. Eso hizo que me animara y accediera.
Una vez que acepté, hizo lo que hacían casi todos los clientes cuando te subías en sus autos y llegaban a un acuerdo, puso su mano en mi rodilla y empezó a subirla a mis muslos. Cuando bajaba la velocidad o hacía medio alto, disimuladamente llegaba hasta mi entrepierna. En una de esas veces en que tenía su mano prácticamente entre mis dos piernas, con voz ya algo alterada por la excitación, me preguntó si me importaría darle servicio a la persona que ahí nos esperaría. Le respondí que si pagaba lo que yo cobraba, no habría problema. Me quitó la mano y marcó a su celular, sin duda para hablar con dicha persona. Algo me dijo que si le gustaba a su amigo, también me ocuparía. Me limité a asentir con la cabeza.
Hasta ese momento yo no sabía si íbamos a una casa-habitación o a qué tipo de lugar, así que se lo pregunté. Su respuesta fue más bien evasiva. Creo que no le entendí bien y por lo mismo lo olvidé completamente.
Como no sabía exactamente a donde íbamos, en el momento que recordé algo importante se lo dije. Le dije que si su amigo me ocupaba, tendría que ser por separado, que si eran los dos al mismo tiempo la tarifa era diferente por ser un trío y que los tríos eran un servicio especial. Recuerdo como “El Ausente” iba mirando al frente mientras le hablaba y cuando mencioné la palabra “trío” volteó a mirarme como poseído. “¿Haces tríos?” Me preguntó con un tono de voz, mezcla de sorpresa, curiosidad, interés y algo más que no sabría definir en este preciso momento. Asentí con la cabeza y luego mencioné que sí, siempre y cuando fuera con las personas adecuadas y que pagaran lo que valía el servicio.
Respiró hondo, como con ganas de indagar más mientras me miraba y, estaba a punto de decirme algo, cuando de reojo vio al frente del auto y me dijo, “Ya llegamos”. Se le había ido la inspiración por ese momento.
Habíamos llegado, yo tenía la duda si “El Ausente” me volvería a coger igual, es decir, como si únicamente mi cuerpo estuviera ahí mas no mi persona. También tenía la duda si el amigo me ocuparía. Otra duda que me asaltaba era si estando ahí, me pedirían que les explicara respecto a los tríos y de ser así, que me pidieran uno y por último, ¿Cómo sería el amigo? No tanto físicamente sino en su forma de ser; Si me trataría como a una persona o como a una muñeca…


-

9 Comentarios:

  • A la/s enero 22, 2008 4:56 a. m., Blogger Baplun dijo...

    Tina, a la verdad que, a pesar de tener tiempo leyendote, en ocasiones como esta me asusta lo intrepida y arriesgada que eres, no se como logras sacar conclusiones tan rapido y lograr encontrar un perfil del individuo con el cual estaras; pero me respondon casi de la misma manera con la cual lograbas estudiar a tus clientes, me imagino que la experiencia y el tiempo en el trabajo lo permitia.

    Me late que esta narraciones tiene sus momentos excitantes, al igual que las de los V.G.Tes.

    Cuidate mucho mi niña, bye.

     
  • A la/s enero 22, 2008 8:13 a. m., Blogger Julio dijo...

    He estado ausente y estoy intentando regresar, aunque es un poco tarde te mando mis mejores deseos para el 2008 y aunque no siempre comento, estoy al pendiente de ti y de tu blog, te mando un beso y espero ya no perderme tanto tiempo

    Sigo leyendo tus relatos y me sigues cautivando e impresionando

     
  • A la/s enero 22, 2008 8:34 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

    Tina Marie:

    Estoy leyendo tu cronología, voy en la parte donde inicias tu oficio, con la ayuda de Perla.

    Ella te recomienda usar mantequilla como lubricante, yo quisiera saber si la mantequilla sirve también para lubricar el ano.

    Gracias, a pesar de lo tímida que soy en la parte sexual, contigo he aprendido mucho.

    Ivanna

     
  • A la/s enero 22, 2008 1:04 p. m., Blogger Javier dijo...

    Hola Tina que pena contigo que he dejado de pasar por tus post y algo me he desactualizado de la cronología pero en poco me pongo al día.

    Besos y buena semana

     
  • A la/s enero 22, 2008 1:43 p. m., Blogger Alfred dijo...

    Que habra sentido El Ausente al escuchar de una hermosa mujer que esta dispuesta a hacer un trio???

    Esa accion es inevitable, la de acariciar las piernas de una chica que va en tu auto y que ambos saben a lo que van.....

    Me dejas siempre con ganas de leer mas y mas Marie....bien por ti

    Un saludo , un beso

     
  • A la/s enero 22, 2008 2:43 p. m., Anonymous sil_ dijo...

    Sensualidad pura y dura..menudo descubrimiento..

    me gustaría recomendar aquí un libro de cuentos eróticos para mujeres. Saldrá a la venta en España el próximo 14 de febrero. Se titula "LO QUE LOS HOMBRES NO SABEN" y la escritora Lucía Etxebarria está colgando extractos en http://www.lucia-etxebarria.com/diario/

     
  • A la/s enero 22, 2008 3:59 p. m., Blogger jatecha dijo...

    AJUA¡¡¡¡ HAY KE TENER MUY BUENA MEMORIA PARA RETENER TANTOS ROSTROS EN ESE OFICIO A DE SER DIFICIL NO?? SALUDOS DESDE CD DEL CARMEN

     
  • A la/s enero 22, 2008 5:32 p. m., Blogger FENIX dijo...

    Pues si que eras temeraria, acudir a un lugar desconocido al oencuentro de una persona desconocida tambièn.

    volverè a leer la continuaciòn.

    un saludo

     
  • A la/s enero 25, 2008 10:47 a. m., Anonymous nprimero dijo...

    Mejora mucho el relato cuando mencionas que hay cosas que no logras recordar. Gracias

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal