Tina Marie

Diario íntimo de una mujer joven ex prostituta

viernes, 18 de enero de 2008

La Décima Nube.

-


Ross se metió a bañarse y por un segundo quedamos V.G.T.2 y yo solos. De forma sigilosa y discreta, incluso haciéndose de delito, volteando a ambos lados y asegurándose de que su amigo seguía en la recámara vistiéndose, me preguntó si podría verme a solas en alguna otra ocasión. Mi mente se encontraba todavía muy dispersa, no sólo por la tremenda experiencia sexual que acababa de vivir, sino por la tremenda curiosidad que el gesto de mi amiga me despertó. Así que sólo acerté a preguntarle si no la había pasado bien con Ross. Los ojos del hombre se abrieron, arqueó las cejas y con un tono extremadamente pícaro con matices de mucha sensualidad me respondió, “Claro que sí…” terminando con un guiño que me decía muchas cosas y a la vez, ninguna con la claridad que mi curiosidad demandaba. Luego me dijo que de todas maneras le gustaría verme a mí. Ya que eran clientes y no novios o algo por el estilo pensé rápido y le di el número de la tienda de Don Abarroto. Lógicamente lo conocía y era de esperarse que realizara ahí algunas compras. Me dijo que en unos días más me llamaría ahí.
A pesar de que, como mencioné más arriba, eran simplemente clientes, comencé a experimentar una sensación algo rara, ya que no sabía como reaccionaría Ross al enterarse de esa conversación. Mientras ella se bañaba llegué a pensar que había cometido un error. Afortunadamente, ese sentimiento de culpa se disipó parcialmente cuando, una vez que estuvimos todos en la sala y nosotras a puntos de despedirnos, alguien mencionó que en otra ocasión podríamos hacer un “calabaceado”. Ese término jamás lo había oído en el oficio, aunque lo entendí muy bien porque en la vida cotidiana se usa cuando la gente está bailando y se hace un intercambio de parejas. También cuando un chico tiene novia y la engaña con otra se dice que “le dio calabazas”.
Cuando salimos de esa casa, Ross comenzó a caminar de forma muy acelerada, de hecho, andaba así, V.G.T.2 la dejó acelerada. Su sonrisa característica se encontraba ausente y en su rostro había un dejo que nunca había visto en ella. En sus ojos había un brillo como de sorpresa y además de desconcierto. El servicio con ese hombre le había afectado más que a mí, era más que evidente. Traté de seguirle el paso y después de un par de cuadras traté de preguntarle como le había ido con su maduro cliente.
“Estoy bien”. Se limitó a responderme. Esa respuesta me alarmó porque no era lo que le había preguntado. “Sí pero… ¿Cómo te fue con V.G.T2?” Le cuestioné. Aceleró el paso mientras asentía con la cabeza, gesto que consideré que me trataba de decir que le había ido bien, sin embargo, esa reacción no se la conocía. Insistí, volví a preguntarle como le había ido. Por fin respondió algo más: “Sólo te diré que me dio como mil vueltas”. Su respuesta no me aclaraba nada. Posiblemente vio en mi cara la duda y mientras seguíamos caminando a paso muy veloz volteó a verme, con ojos de susto y asintió varias veces con la cabeza para reforzar la idea de que le había ido bien.
Faltaba una cuadra para llegar al lugar donde tomaríamos un taxi o el camión colectivo y sin decirme nada se detuvo y dijo que quería fumar un cigarro. Ambas encendimos uno y le di tiempo para que se calmara un poco. Su cara estaba frente a la mía mas no me estaba mirando realmente, tenía la vista algo ida como si pudiera ver a través de mí y, después de soltar una bocanada de humo me dijo, “¡Que bárbaro! ¡Ese pinche viejillo!” Alcancé a distinguir un pequeño movimiento de negación de su cabeza. Tuve que preguntarle qué le había pasado. “¡Como sabe hacer cosas y hacerlas bien!” Sus palabras me tranquilizaron. Comprendí que simplemente V.G.T.2 le había dado una súper cogidota y solté una muy leve risa. Empezó a decir que ni Don Sienes ni otros que mencionó le habían hecho las cosas como V.G.T.2. “¡Claro!” Le respondí, “Mientras Don Sienes tiene como cuarenta, V.G.T.2 tiene como sesenta. Veinte años más de experiencia…” Agregué.
Fue algo muy interesante para mí. En sí, toda la sesión pero más ver la reacción de Ross; Ni Don Sienes, ni seguramente PonchI, GusG, o ÁngelU, ni ninguno otro la habían llevado a ese nivel. La palabra era “sorprendida”, Ross estaba sorprendida. Como cuando alcanzas tu primer orgasmo, pruebas tu primer pene en la boca o te la meten por primera vez. Andaba en una nube y tardaría en bajar.
Una vez más comprobaba lo importante que era el sexo para Ross. Desde luego que yo me sentía como eufórica después de la sesión sexual tan excitante que había tenido recientemente, sin embargo no andaba en la décima nube como ella. Si acaso en la segunda o en la tercera… Decidí que no era momento para comentarle que V.G.T.2 me había dicho que quería verme a solas…



-

14 Comentarios:

  • A la/s enero 18, 2008 5:59 a. m., Blogger juan rafael dijo...

    Ya habrá tiempo para todo.
    Besos.

     
  • A la/s enero 18, 2008 11:42 a. m., Blogger Alfred dijo...

    Excelente parte del relato que aun no contiene gran carga de erotismo, realmente me ha gustado saber como le fue a Thunder Ross...

    Jajaja no puedo evitar recordar tu impresión al pensar que tal vez le daba un infarto a alguno de los V.G.T´s y al final a quien por poco les da es a ustedes. No es burla tan solo pienso en la ironía.

    De grande quiero ser como V.G.T , aunque bueno no tan grande m tengo que ir practicando jajaja

    Saludos Marie y excelente fin de semana, un beso

     
  • A la/s enero 18, 2008 12:08 p. m., Blogger Baplun dijo...

    Ya sabia yo que algo extraño resultaria de este encuentro, la experiencia que estos dos personanjes les proporcionaron a estas Diosas, hasta a mi me ha dejado sin pensamientos, sobre todo al Tsunami Ross, parece que se estubieron preparando desde hace mucho tiempo atras para dejar la sensaciones que describes.

    Mi niña, cuidate mucho, bye.

     
  • A la/s enero 18, 2008 12:26 p. m., Blogger Yaoteka dijo...

    No deja de sorprenderme la forma tan descriptiva en la que escribes. Cada visita aquí es una experiencia muy excitante en la que la imaginación es el principal afrodisíaco, estimulada por tus letras.

    Saludos.

     
  • A la/s enero 18, 2008 4:12 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -

    juan rafael:
    Pues sí, si se busca siempre habrá tiempo. =)
    Saludos.


    -

     
  • A la/s enero 18, 2008 4:13 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Alfred:
    Estoy de acuerdo, creo que la moraleja de todo esto es que la experiencia casi siempre rebasa a la energía...
    Saludos.


    -

     
  • A la/s enero 18, 2008 4:15 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Baplun:
    La verdad no sé si se estarían preparando desde antes... O simplemente la experiencia los sacó a flote.
    Saludos.


    -

     
  • A la/s enero 18, 2008 4:16 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -

    Yaoteka:
    Por una parte, me alegra que te siga gustando mi cronología, por la otra, me alegraría más saber que me visitas con mayor frecuencia =)
    Saludos.

    -

     
  • A la/s enero 18, 2008 4:44 p. m., Blogger jatecha dijo...

    ajua¡¡¡ vgt 1 y 2 demostraron ke mas sabe el diablo por viejo ke por diablo y por lo ke relatas a tu a mmiga le dieron una sopa de su propio chocolate en lo ke a sexo se refiere podria decir ke se comieron a la fiera sexual saludos desde cd del carmen

     
  • A la/s enero 18, 2008 5:03 p. m., Blogger Tamujin dijo...

    Para que la golosa Ross haya tenido ese comportamiento de seguro que tambien recibio una grata sorpresa. Yo tambien estoy sorprendido con los viejillos o_O

    Saludos!

     
  • A la/s enero 19, 2008 12:00 a. m., Blogger el "lic" rivera dijo...

    Qué fabuloso, me pregunto si alguna vez haré sentir así a una mujer (espero que sí). Me da gusto ver que sigues con la cronología después de tanto tiempo, sólo quisiera que hubiera más comentarios y no solo lectores anónimos. Saludos, Tina. :)

     
  • A la/s enero 19, 2008 3:29 a. m., Anonymous Jay M dijo...

    excelente relato, solo un detalle de 40 a 70 anios son 30, se que es un detalle pequenio pero si tomas en cuenta 10 anios, no es tanto, saludos

     
  • A la/s enero 19, 2008 3:31 a. m., Anonymous Jay M dijo...

    perdon no lei bien, una disculpa, no traje mis lentes jejeje

     
  • A la/s agosto 16, 2008 11:20 a. m., Anonymous Jor dijo...

    Hola Tina

    Sólo un hombre con mucha experiencia puede "estremecer verdaderamente a Ross." Es una paradoja, los mayores no tienen la apariencia física, pero son los que mejor saben cómo llevarnos a nosotras, cómo trabajar nuestros tiempos para elevarnos a las nubes del placer.

    Saluditos

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal