Tina Marie

Diario íntimo de una mujer joven ex prostituta

martes, 5 de agosto de 2008

Pecado = Morbo. Sin Morbo no hay Pecado.

-



Tengo el recuerdo que caminamos juntos hasta el umbral de la puerta del baño. Ahí, PonchI se reclinó un poquito, le pasé el brazo alrededor de su cuello y de su espalda, me tomó de las corvas y me cargó. Mientras me llevaba de esa manera, rumbo a la sala, me sentía muy húmeda, escurriendo, así que pensé, “Andando como ando, te voy a dejar la verga lista para ser empanizada…”.
Llegamos a la sala, se colocó de espalda al sofá y, lentamente se fue bajando hasta quedar totalmente sentado y yo encima de él. Ahora veo que tenía experiencia al dejar la parte más baja de mi trasero prácticamente sobre su conjunto genital. Con una mano abrazaba mi espalda y con la otra sujetaba mi rodilla. Luego, por un instante, me soltó la rodilla, estiró el brazo y tomó el control remoto del estéreo. Lo encendió y, de nuevo volvimos a escuchar su música. El resto de la tardeada, transcurrió con él introduciéndome a un mundo que me fascinaba, hablándome del Lago de los Cisnes de Tchaikovski (Gracias Word por corregir mi escritura…), hasta los Beatles, y de cómo formaron una compañía disquera, sus éxitos, su evolución musical, etc.
Cada vez comprendía mejor a Ross. Y entre un tema y otro, aprovechaba para tratar de averiguar lo que PonchI tenía en su mente. El porqué, si tanto quería a mi amiga, estaba yo ahí con él, e incluso, me había pedido que “yo también fuera su vieja (sic)”. En algún momento se lo pregunté. Su respuesta fue larga y algo complicada. La trataré de resumir, en especial porque no la recuerdo totalmente. Me dijo que las dos le gustábamos, pero que éramos muy diferentes. Que Ross, siempre tenía una sonrisa en la boca, mientras yo era un poco más “seca” (sic). Hizo énfasis en nuestras diferencias, estatura, tamaño de busto y de nalgas. Recalcó, “tú eres extremadamente más peluda de tu panochita”. Prosiguió: “A Ross se le ve muy bien la piel y donde le nacen los pelitos, en cambió, contigo se batalla para encontrar el agujero…”. En otras circunstancias, esas palabras me hubieran arrancado una carcajada estridente, me parecen bastante cómicas pero, dado que lo que yo quería era escudriñar en la mente de mi amigo, en ese momento sólo pude esbozar alguna tímida sonrisita. Luego me dijo que otra diferencia era que yo era muy húmeda. Lógicamente entendí perfectamente lo que me quiso decir, sin embargo, traté de aligerar el momento al preguntarle en broma, “¿No acabas de decir que yo soy muy seca?”. No sé realmente como tomó la pregunta pero, me contestó también en tono festivo, “Seca de acá”, me dijo clavando la yema de su dedo en mi sien, “no de acá”, terminó dándome un apretoncito en el pubis, con mi consiguiente pujidito, para después juguetear con mis pelos por enésima vez, dejando ahí su mano.
Seguía confusa. Hasta ese momento sólo le había entendido una cosa: Le gustaba que fuéramos tan diferentes y disfrutaba de cada una lo que tenía. Así que le externé que no sabía exactamente lo que quería, ya que me podía tener y la prueba era que yo estaba ahí y había estado en su cama. Me respondió que no sabía exactamente qué quería, y luego, obviamente en broma agregó que quisiera meternos en una licuadora, y de las dos, hacer una, mezclando nuestras características.
Entonces dijo algo más, algo que me abrió más los ojos respecto a mi amiga, respecto a la vida y respecto a mí misma. “Contigo, la relación es un poco más desgastante, pero a la vez, más sucia, más erótica…” Lo miré a los ojos y continuó, “… Tú sí tienes la noción de pecado un poco más desarrollada, -No mucho ¿Eh?- En comparación de muchas otras, pero sí hay algo de suciedad en tu mente…” Proseguía diciéndome eso mientras lo miraba con atención y él no cejaba de enmarañarme los pelos del pubis. “El sentimiento de pecado, o de lo que está prohibido, en Ross, es nulo. Puede hacer lo que tú ni siquiera has imaginado jamás y al terminar, el sentimiento de culpa en ella, es el mismo que tú puedas tener después de comerte una ensalada de frutas…”
Realmente eran palabras que despertaban algo en mí…



-

8 Comentarios:

  • A la/s agosto 05, 2008 4:48 p. m., Blogger Sara dijo...

    JIJIJI

    OYE A QUE EDAD COMENSASTE CON TU DOBLE VIDA???

    Y A QUE EDAD SE SUPONE QUE TERMIN LA CRONOLOGIA????

    ay mujer no tiene caso quete molestes por mis muy humildes comentarios jijiji


    te mando besitossss

     
  • A la/s agosto 05, 2008 9:52 p. m., Anonymous Estela dijo...

    Hola Tina! gracias por seguir deleitandonos con tus narraciones, una preguntota que soy re guey en esto, como puedo escuchar el audio? Besos

     
  • A la/s agosto 05, 2008 11:32 p. m., Anonymous Mauriciosm80 dijo...

    Caray.... tengo la mala costumbre de adelantarme en las historias pero.... me parece que estabas sintiengo tambien algo muy fuerte por PonchI y creo que el tenia razón, no te enamorabas completamente de él porque te sentias culpable con Ross

     
  • A la/s agosto 06, 2008 2:30 a. m., Blogger Dune76 dijo...

    Chiquilla, has pensado en escribir un libro? Has mandado tus relatos a algun editor?
    Te aseguro que yo lo compraría.
    Sigue asi. Me encanta tu historia.
    Un beso.

     
  • A la/s agosto 06, 2008 7:32 a. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -

    Sara:
    .





    -

     
  • A la/s agosto 06, 2008 7:34 a. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Estela:
    Desafortunadamente, he estado tan ocupada que no he podido suibr audio últimamente.
    Próximamente lo volveré a subir. Estate pendiente! =)
    Saluditos.


    -

     
  • A la/s agosto 06, 2008 7:35 a. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -



    Mauriciosm80:
    Jajajja puede ser...
    Gracias por la visita. =)
    Saluditos.


    -

     
  • A la/s agosto 06, 2008 7:35 a. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Dune76:
    Bienvenida!
    Mhmhm... Quizá algún dìa lo haga. =)
    Saluditos.



    -

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal