Tina Marie

Diario íntimo de una mujer joven ex prostituta

martes, 29 de julio de 2008

“De preparar un Hot Dog a la risa franca…”

-




Dejé de sentir su peso en mi espalda, acumulándose más en mis nalgas. Así que, aunque no pude ver nada, supongo que echó todo su peso sobre sus rodillas, incorporándose un poco, y comenzó a darme empujones aún más fuertes. Sentía como me la sacaba toda, o casi toda, y me la metía de un solo empujón, como si quisiera levantarme el trasero con la verga. De hecho, me imagino que lo lograba, pero como si quisiera levantarlo a la altura de su cara. Yo estaba con los ojos cerrados y con la cara clavada en la almohada. No podía ver nada pero, he visto situaciones similares cuando he estado en tríos de dos mujeres y un hombre, y le hacen eso a la otra chica. La mujer siempre gime mucho porque es en extremo doloroso y placentero. Les levantan el culo casi hasta la altura del ombligo del hombre, con el consiguiente gemido de la mujer. Cuando lo has visto en otras, te es más fácil imaginarlo en ti, aunque no tengas ojos en la espalda…
Es placentero, sí, pero para ambos, por lo mismo, PonchI logró con sus arremetidas salvajes hacerme venir en pocos instantes. Y él, tampoco tardó mucho. Me vine primero yo, creo que gimiendo, no lo recuerdo bien, y él se vino con un grito fuerte y con voz grave.
Al terminar, volvió a colocarse sobre de mí. Relajé lo más que pude la vagina para mantener su pene dentro de mí el mayor tiempo posible. Eso siempre lo he visto como una cortesía de mi parte, el no contraer la vagina para no expulsar hacia afuera al miembro. Sin embargo, mientras PonchI continuaba dándome besitos en la mejilla y lamiéndome la oreja, como mi vagina seguía punzándome, el pene de mi amigo fue deslizándose hacia afuera poco a poco. Lógicamente no podría durar para siempre dentro de mí, aunque me atrevo a asegurar que en ese preciso momento, ambos lo hubiésemos deseado.
Su verga ya había abandonado totalmente mi interior, cuando a PonchI se le vino a la mente una ocurrencia mucho más “Rossiana” que “PonchIana”, incluso, tanto por las palabras como por el tono de voz que usó. Yo ya me había acostado de lado y mi amigo se había colocado atrás de mí. “Haz un hot dog”, me dijo tratando de introducir su pene semi flácido en medio de mis nalgas. “Al cabo el pan ya tiene mayonesa”,Lo obedecí, le atrapé el miembro y apreté las nalgas cuanto pude. Le provoqué un grito muy agudo que retumbó en mi oreja. Un “¡Ayyyy!” salió desde el fondo de su garganta. Me extrañó mucho puesto que no pensé que con mis nalgas lo fuera a lastimar, cuando menos no como para provocarle ese gritote; Entonces me dijo, “Con lo nalgona que estás, me apretaste parte de los huevos”. No pude contenerme y solté una carcajada franca, liberando su verga y sus huevos del medio de mis nalgas. Mi risa lo contagió y con ello, se rompió un poco “el encanto” del erotismo que podíamos sentir en el aire, sobre esa cama y en nuestros cuerpos. “Me estiraste el pellejo de los huevos…” Agregó en tono, ahora de risa abierta, alargando el momento hilarante aún más.
La risa no detuvo a PonchI para apretarme las nalgas y picarme el ano someramente con la yema del dedo. Volvió a apretármelas con mayor fuerza exclamando, “¡Ay! ¡Como me gustan!”. Comprendí que era el momento perfecto para irme introduciendo en el tema, e ir aclarando muchas dudas que tenía al respecto, así que pensé rápido y con un tono de voz de lo más pícaro, y claro, sin verlo a la cara le pregunté: “¿Más que las de Ross?”…



-

3 Comentarios:

  • A la/s julio 29, 2008 11:26 a. m., Blogger hat suck dijo...

    hey tambien te gustaba ponchim no por la comparacion?

     
  • A la/s julio 31, 2008 5:43 a. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    hat suck:
    Más que gustarme en sí, era cautivador...
    Saluditos.


    -

     
  • A la/s agosto 01, 2008 7:27 p. m., Blogger Baplun dijo...

    Por la manera que has descrito todo lo sucedido con PunchI veo que ese Sr. si sabe como tratar y hacer sentir a una mujer, no deja dudas de que los sensores de todo el cuerpo son activados con la experiencia y astucia de su trabajo.

    Mi niña linda, cuidate mucho, bye.

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal