Tina Marie

Diario íntimo de una mujer joven ex prostituta

miércoles, 28 de noviembre de 2007

"De tambores y bongoes..."



-


Yo seguía acostada boca arriba viendo como le colgaban a Ross sus pequeñas chichillas y apretaba la dentadura mirando al techo como saboreándose de antemano el manjar que iba a disfrutar. Entonces el cliente la tomó de las caderas y aparentemente de un empujón se la metió hasta el fondo. Ross me recordó los caballos cuando les jalan las riendas y empujan la cabeza hacia atrás. Un rictus de dolor (o placer, o ambos) se apoderó de su cara al mismo tiempo que emitía un sonido que provenía del fondo de su garganta; su cabello saltó como si se desprendiera del yugo de la gravedad para luego cubrir parte de su cara y sus tetitas temblaron como si se tratara de de dos pequeños promontorios colgantes de gelatina.
En cada arremetida del hombre, Ross levantaba la cabeza semejando un potrillo listo para galopar, de verdad que sólo le faltaba relinchar, o así me lo parecía en ese momento. Pero conforme el cliente se la fue cogiendo más y ella lubricaba o simplemente la vagina se le amoldaba al pene, el rigor reflejado en el rostro se fue transformando y comenzó paulatinamente a regresar la sonrisa a la que nos tiene tan acostumbrada. Sólo que esta sonrisa estaba iluminada de manera especial, ella tenía un pene dentro y la estaba fornicando, por eso ese halo que refulgía alrededor de sus mejillas y de su frente.
Conforme se daban los empujones, la sonrisa se remarcaba más, exhalando y gimiendo de una manera más bien amable y placentera, hasta que llegó el momento en que, podría decir, que se “normalizó”, se estabilizó y en su rostro regresó de lleno la sonrisa siempre presente en ella. En un momento, el cliente se inclinó hacia delante para susurrarle algo al oído, para después regresar a su posición erguida. Entonces Ross me llamó por el nombre que entonces yo usaba y me pidió que volviera a ponerme en cuatro. Sin mucho deseo, hice lo que me pidió. Por una parte, ya no tenía deseos de que me cogieran y, por la otra, estaba disfrutando del espectáculo, ver que se cojan a Ross es toda una experiencia de vida, la forma en que reacciona es una lección difícil de asimilar pero con muchísimos rasgos para analizar y de los cuales aprender. Los procesos por los que pasa me parecen de lo más interesantes.
Así que me puse en cuatro, disponible a la voluntad del cliente y sentí que su mano me acariciaba las nalgas al principio y después hurgó entre ellas para estacionarlo de nuevo entre los pliegues de mi ano. Volteé a ver a Ross, quien estaba con la mirada hacia arriba con una sonrisa como si se encontrara en el umbral del paraíso. Luego sentí como la yema del dedo trató de penetrarme logrando meter una falange. Traté en vano de inhibir un quejido y al mismo tiempo escuché un “¡ay!” muy sonoro por parte de mi amiga. Era obvio que a ella si le había metido una porción mayor del dedo. Me pareció comprensible que Don Sienes nos hiciera eso, es decir, tocar dos anos, dos vulvas y dos pares de nalgas al mismo tiempo. Después de todo había pagado por eso, de otro modo, se hubiera conformado con ocuparnos por separado. Cabe aclarar que un trío como el que conformábamos a un cliente le costaba como si estuviera con tres mujeres por separado porque cada una cobraba el ciento cincuenta por ciento de un servicio normal. El cliente simplemente estaba tratando de desquitar lo que había pagado.
Luego sentí que me sacó el dedo de mis entrañas e inmediatamente después de dio una nalgada bastante fuerte. Sin dilación, escuché un “slap” que retumbó en las paredes de la recámara. Si la nalgada que me dio fue fuerte, la que le dio a mi loca amiga fue sonora y contundente. Nos quejamos con un “ay” casi al unísono, aunque el de ella tuvo mayor volumen. Volteé a verla, tenía la mirada ida y como siempre, con una sonrisa de oreja a oreja, parecía estar en éxtasis. Ese “estado de gracia” fue en aumento conforme se prodigaban las nalgadas para ambas hasta que ella le pidió a Don Sienes que la nalgueara sólo a ella. Él la obedeció pero a manera de final, me dio una serie de nalgadas de manera rápida y repetitiva produciendo un sonido como musical como si se tratara de un bongó. Ross lo apuró al decirle que fuera con ella a “tocar la canción completa”. El hombre dejó de tamborilear mis nalgas, me sujetó fuerte de las caderas y me pidió que así me quedara, entonces le preguntó que cual quería (haciendo referencia a la canción que había pedido Ross). Ella le respondió que la que fuera pero completa y añadió “Si quieres la sinfonía de Beethoven” (sic). No mencionó cual, supongo que sólo lo dijo en referencia a la longitud de cada sinfonía.
De nuevo volteé a verla y vi que ella dejó la posición de cuatro patas clásica y adoptó una más sumisa; Puso los antebrazos sobre la cama y su quijada en medio de ellos. No alcanzaba a verle el trasero pero sé que de esta manera se levanta mucho más hasta casi apuntar al techo.
Comencé a oír los sonidos de las manos de él golpeando en las nalgas de ella formando tonadas, cuando ella le pidió que la nalgueara más fuerte, a lo cual él le respondió que ella había dicho que le había pedido una canción completa. Ella se limitó a gritarle que sí pero más fuerte. Cada nalgada era más sonora que la anterior. El eco retumbaba en las paredes con más fuerza. Apenas podía escuchar los gemidos de Ross por tener su boca entre sus antebrazos y pegada a la cama. Sólo la sacaba de ahí para ordenarle al hombre que la nalgueara con más ahínco. De repente el cliente volvía a repiquetear como tambor marcial y luego regresaba a las nalgadas sonoras monótonas y arrítmicas. Llegó el momento que el cliente le dijo que ya le dolían las manos, a lo cual ella le respondió con voz alta y determinante que siguiera. Después de cada nalgada que ya retumbaba en mis oídos ella le gritaba “¡Más!” Repitió esa palabra muchas veces, no sé cuantas. “Ya tienes las nalgas rojas, pareces mandril” le dijo el cliente esperando que ella cediera y le permitiera cesar. Sin embargo, Ross le respondió escuetamente, “Sí, que rico…”
Y ahí estaba yo, sin saber si envidarla por recibir un castigo tan placentero, o temer que luego siguiera yo y no pudiera sentarme al día siguiente…


-

13 Comentarios:

  • A la/s noviembre 28, 2007 3:28 a. m., Blogger Baplun dijo...

    A medida que avanza esta narracion, que para mi tiene ya varios capitulos, pues me tiene cada vez mas sorprendido Ross, el entusiasmo y el vigor que muestra en cada momento es algo, no se como decir, si envidiable o aterrorizante, pero de algo si estoy seguro, no he tenido la oportunidad de estar con una persona con esa fuerza de vida, pero de que me gustaria, pues seguro que si.

    Algo que si me llama la atencion en todo esto es, veo a Ross muy animada y entusiasta en este encuentro y a Don sienes, pero tu mi niña, veo que no muestras mucho entusiasmo, hasta cierto punto hasta cansada, ¿sucedia algo contigo fisicamente? o ¿estabas pensando en algo y eso no te dejaba concentrarte en el momento?

    Cuidate mucho, mi reina, bye.

     
  • A la/s noviembre 28, 2007 5:20 a. m., Anonymous Sassy_1 dijo...

    Uyy Dios mío, es verdad que Ross es única!

    Saludos Tina M.

     
  • A la/s noviembre 28, 2007 6:45 a. m., Blogger juan rafael dijo...

    Bueno, si ya le duelen las manos tendrá que palmear con otra cosa.

     
  • A la/s noviembre 28, 2007 11:17 a. m., Anonymous novicia dijo...

    Pues Ross es agresiva, jijijijiji.
    Pero coincido con Blapun, parece que tú estabas desanimada con el encuentro, estabas pensando en otra cosa?.
    Y eso de dejar las nalgas como jitomate, no suena agradable, l otro día deben de doler o arder o ambas, y eso e no entarte en todo el día por eso, pues no suena agradable. =¿
    Saludos, siempre es un placer leerte, cuidate

     
  • A la/s noviembre 28, 2007 11:18 a. m., Anonymous GODZILLA dijo...

    HOLA TINA, HE TENIDO EL PLACER DE VOLVER A TU BLOG DESPUÉS DE MAS DE UNA SEMANA; SOLO LAMENTO NO HABER PODIDO DISFRUTAR DE LAS IMÁGENES DEL DIA DOMINGO…PERO…EN FIN…POR HABER ESTADO VIAJANDO…HASTA HOY LOGRO ENTRAR.
    HA SIDO FASCINANTE LA MANERA ENVOLVENTE Y EXCITANTE EN QUE HE DISFRUTADO DE TUS NARRACIONES ACUMULADAS DESDE MI ULTIMA VISITA…EN REALIDAD…HA SIDO UN TIEMPO MUY PLACENTERO EL DEDICADO A LEERTE.
    NO PUEDO EVITAR EL…EHM…COMO IMAGINARME EN LOS ZAPATOS DE “DON SIENES”…(BUENO…EN SU LUGAR…JAJAJAJAJA…PORQUE SUPONGO QUE YA NO LLEVA PUESTOS SUS ZAPATOS)…EL CASO ES…QUE SE PERCIBE EL DELICIOSO Y PLACENTERO PARAÍSO EN EL QUE ESE CLIENTE SE ENCONTRABA…EN REALIDAD…AL MENOS EN LO QUE A MI RESPECTA…SUERTE QUE LE ENVIDIO A ESE HOMBRE…QUIZA ALGUN DIA…SABES?...TE CONFIESO ALGO…BUENO…LÓGICAMENTE LO SABRAN TAMBIEN LOS DEMAS LECTORES (AS)…NUNCA HE TENIDO SEXO CON UNA PROSTITUTA…MUCHO MENOS CON DOS A LA VEZ…RECONOZCO QUE ES PARA MI MUY EXCITANTE…PERO…UN “NO SE QUE” EN MI…NO ME PERMITE LLEGAR A UNA RELACION DE ESE TIPO…ME REFIERO A…CLIENTE-PROSTITUTA (S)…EN FIN…ESPERO ALGUN DIA TENER ESE PLACER DE DISFRUTAR DE DOS HEMBRAS (QUE SUPONGO ES EL SUEÑO DE TODO HOMBRE)…MI ULTIMA OPCION SERA LA DE PAGAR…Y EN ESO ESTOY CLARO…SERA LA ULTIMA OPCION…NO ES RECHAZO A LA DAMA EN SI…ES AL TIPO DE RELACION…ES COMO SI PERCIBIERA QUE NO HAY ENTREGA POR PLACER…QUE ES SOLO POR NEGOCIO…LO QUE NO ES NADA ESTIMULANTE PARA MI…A VER SI LOGRO EXPLICARME…ME DOY DE MANERA PLENA EN EL SEXO…PORQUE ME GUSTA…PORQUE LO DISFRUTO…Y…ES LO MENOS QUE ESPERO DE MI PAREJA.
    YA MAS ADELANTE ME AGRADARIA LLEGAR A UN TEMA CONTIGO SOBRE PROSTITUTAS…SOBRE ALGUNAS COSAS QUE ME PREGUNTO…NO SE SI DISPONGAS DEL TIEMPO PARA ESO…JAJAJAJAJAJA…ENTIENDO SERIA COMO UNA “CONSULTA PRIVADA”…JAJAJAJAJAJAJAJA
    CON ANSIA ESPERARE DELEITARME EN ALGUNOS DIAS AL LEERTE DE NUEVO.
    AH…ANTES DE IRME…SERIA MUY PROPICIO SABER SI EXISTE LA POSIBILIDAD (SOLO POSIBILIDAD) DE ESA…”CONSULTA PARTICULAR”…JAJAJAJAJAJAJA…¡CARAMBA!...ME PREGUNTO SI LA CITA ES TAN DISTANTE COMO EN LOS HOSPITALES PUBLICOS…JAJAJAJAJAJAJAJA
    BUENO…AHORA DEBO RETIRARME…QUE ESTES MUY BIEN.

     
  • A la/s noviembre 28, 2007 2:46 p. m., Blogger jatecha dijo...

    ajua¡¡¡ la verdad ke este cliente kiere deskitar todo lo ke pago por el servicio y uds de verdad ke se lo cobraron con tanta dandole mucho placer saludos desde cd del carmen

     
  • A la/s noviembre 28, 2007 4:02 p. m., Blogger Tamujin dijo...

    Jajaja, vaya que estuvo buena la sesion. Ya me imagino como ha de haber andado la picara Ross al dia siguiente, como dice el dicho "palos dados ni Dios los quita" jajaja...

     
  • A la/s noviembre 28, 2007 8:52 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    Baplun:
    En realidad fue sólo un capítulo de tantos en mi vida. Lo chistoso es que todo pasó en un lapso de aproximadamente una hora, hora y media máximo. =)
    Respecto al otro punto, simplemente mi organismo no me pide tanto sexo. Estoy muy lejos de ser ninfómana, de hecho, diría que estoy en el extremo opuesto a serlo.
    Saludos. =)

     
  • A la/s noviembre 28, 2007 8:53 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    Sassy_1:
    Jajajaj. Sí. Tengo amigas que yo llamaría muy sexuales pero que ante ella se quedan muy cortas. =)
    Saludos.

     
  • A la/s noviembre 28, 2007 8:54 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    juan rafael:
    De buenas que no había un palo a la mano...
    Saludos.

     
  • A la/s noviembre 28, 2007 8:56 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    novicia:
    Como le respondí a Baplun, mi cuerpo no me pide tanto sexo, lleno muy rápido afortunadamente.
    Sin que suene a broma, te recomiendo que algún día te las dejen así y después me dices que te pareció... Cuando menos una vez en la vida...
    Saludos.

     
  • A la/s noviembre 28, 2007 9:00 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    GODZILLA:
    Bueno son muchas cosas... No sé ni cual responder...
    Ok... Si tu fantasía se trata de estar con dos mujeres al mismo tiempo, es más factible que lo logres pagando, aunque también la puedes realizar por tu cuenta. Sin embargo, si buscas a quien pagarle, te será más fácil encontrar a dos o más que estén dispuestas.
    Por olo demás está bien lo que me dices.
    Saluditos.

     
  • A la/s noviembre 28, 2007 9:02 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    jatecha:
    Yo lo resumiría como que él quería desquitar lo que pagó y nosotras desquitamos lo que cobramos.
    Saludos a cd. del Carmen.

    Tamujin:
    Supongo que quedó como muchas mujeres al día siguiente de una sesión de sexo muy placentero: Adolorida pero muy contenta.
    Saludos.

    Gracias a ambos por sus comentarios.

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal