Tina Marie

Diario íntimo de una mujer joven ex prostituta

viernes, 30 de noviembre de 2007

"Eso no fue to, no fue to, no fue todo, amigos..."

-


Ross me siguió besando y yo por instinto le correspondí. De alguna manera cuando sientes la boca de alguien en la tuya y su lengua tratando de abrirse paso hacia dentro, tiendes a responder abriendo la boca y a oponer tu lengua a la de la otra persona, aunque termine siendo un jugueteo de lenguas. Mis piernas ya estaban totalmente al aire con las rodillas flexionadas, siendo presionadas por los muslos de Ross, cuando sentí la punta del pene del hombre en la entrada de mi vagina. Gracias a la lubricación que ya acusaba para ese momento y a la posición en la que me había colocado Ross, La penetración fue fácil y amable para mí. Yo no podía ver nada más que el techo parcialmente ocultado por mucho cabello largo y castaño que reposaba en mi cara y que se movía como olas sólidas y suaves, siempre y cuando Ross me dejara de besar, de otra manera, mi visibilidad era nula.
Don Sienes se limitó a darme unos cuatro o cinco empujones, nada más, luego sentí que me la sacó de un golpe con mucha facilidad. Inmediatamente después sentí que ahora Don Sienes le estaba dando empujones a Ross. Incluso, en un momento dado, hubo un leve choque de dientes que no pasó a mayores. Mi amiga empezó a pujar y gemir sin despegarme su boca. Fue algo muy impresionante para mí el tener una boca pegada a la mía gimiendo y pujando. No estaba acostumbrada. Con los hombres no pasa eso, en todo caso sería mi boca pegada a la de un hombre la que gimiera y pujara. Me gustó. Me gustó porque aunque no fuese gracias a mí, tenía a Ross sometida, sumisa, vulnerable... Pensé que era el momento correcto para desquitarme aunque fuera un poco. Así que mi primera intención era agarrarle las nalgas y abrírselas hasta que le doliera pero, era una posición muy incómoda para mí, casi no se las alcanzaba, además de que Don Sienes estaba en pleno meter y sacar y su bajo vientre me estorbaba. Luego pensé en cogerle los senos y pellizcárselos pero estos estaban oprimidos contra los míos, así que me fui por la opción más fácil que además estaba muy cercana de donde tenía las manos, coloqué un pulgar en cada axila de Ross y le clavé las uñas mientras la sujetaba fuerte de la parte trasera de sus hombros. Lo único que logré fue que me mordiera el labio inferior sin dejar de emitir soniditos de dolor-placer, que crecían conforme Don Sienes arremetía contra ella con furia, haciendo que su cabello se estremeciera y desafiara a la gravedad, aunque eventualmente dejó de morderme y hasta de besarme.
Don Sienes dejó de cogérsela para volver a entrar en mí. La sensación de la penetración me impulsó a clavar más las uñas de mis pulgares en las axilas de mi amiga, quien contra lo que yo hubiera pensado, no hizo nada por quitarme de ahí. Estaba disfrutando el dolor en una parte por demás sensible. Así prosiguió nuestro cliente, switchando de una vagina a otra durante varias veces. Mientras pude, no desclavé mis uñas de la afeitada y tersa piel de mi orate amiga.
Eventual y afortunadamente este switcheo llegó a su fin. Sin embargo no fue como yo lo estaba esperando. Yo creí que Don Sienes terminaría dentro de alguna de las dos y hasta ahí. No. Se nos apartó por un momento dejándonos hechas sándwich, entonces (Y es algo que recuerdo muy bien) Ross se quitó de encima de mí dejándome con las piernas muy abiertas y una vez que estuvo a mi costado, estiró su brazo hacia mi entre pierna, tomó mis labios menores (o mayores, eso sí no lo recuerdo con toda exactitud) y los pellizcó para que asemejaran que hablaban e imitó a Porky, el de la televisión y dijo: “ Eso es to, eso es to, eso es todo amigos…” Ocurrencia típica de Ross. Nadie rió ni siquiera ella, pero había establecido una anécdota de la que se podría reír muchos años en el futuro.
Lo que seguiría fue algo que me pareció muy especial. No lo conocía y aún ahora me extraña que algo tan sencillo pueda ser tan sensual…


-

8 Comentarios:

  • A la/s noviembre 30, 2007 4:36 a. m., Blogger Baplun dijo...

    Super buena la narracion de hoy, realmente me traslado en mente, al lugar de los hechos, y sobre todo lo mas encantador de todo, es el fin, dejaste atrapado al lector, como cualquier niño, pero con el hambre de un oso, por saber mas.


    Cuidate mucho. bye.

     
  • A la/s noviembre 30, 2007 5:08 a. m., Blogger juan rafael dijo...

    Desde luego, si que sóis amigas intimas.
    Besos.

     
  • A la/s noviembre 30, 2007 8:17 a. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Baplun:
    Me alegra que te haya gustado el post. Como siempre muchas gracias =)
    Saludos.


    -

     
  • A la/s noviembre 30, 2007 8:17 a. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -

    juan rafael:
    Sí, bastante íntimas y con bastante tiempo de conocernos. Cuando eres adolescente es más fácil intimar con las amistades.

    Saludos.

    -

     
  • A la/s noviembre 30, 2007 11:46 a. m., Blogger Tamujin dijo...

    Que relato!!! Estoy al borde de la locura, vaya que Don Sienes aprovecho hasta el ultimos centavo de su inversion. Como que se me antoja hacer lo mismo.

    Saludos!

     
  • A la/s noviembre 30, 2007 2:21 p. m., Blogger jatecha dijo...

    ajua¡¡¡ este relato no pierde su sensualidad y calor es de los mejores saludos desde cd del carmen

     
  • A la/s noviembre 30, 2007 11:32 p. m., Blogger HECTOR MENA dijo...

    Perdona, Tina Marie, creo que lo has dicho antes, pero de veras que tanto es ficcion y que tanto es verdad. Gracias

     
  • A la/s diciembre 01, 2007 6:08 a. m., Blogger Tina Marie dijo...

    Tamujin:
    Jejejej. Que bien que te haya gustado el post.
    Saludos.

    jatecha:
    Gracias por la visita.
    Saludos hasta cd. del Carmen.

    HECTOR MENA:
    Como dices, ya lo he dicho antes pero, como preguntas de manera amable, te diré a manera de sugerencia que leas la introducción.
    Saludos.

    Gracias a todos por sus comentarios.

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal