Tina Marie

Diario íntimo de una mujer joven ex prostituta

jueves, 24 de enero de 2008

"No romperas la magia..."

-


El gesto de su cara era todavía más lejano. Estaba como mirando al horizonte aunque el muro bloqueaba su vista, o quizá como buscando algún punto entre los ladrillos o cualesquiera que fuera el material con que estuviese hecho. De esa manera, casi sin mirarme, me hizo una seña con la mano para que me acercara a él quedando casi junto a la pared. Entonces, con la misma mano me hizo la seña que significa masturbar. Así que sin hablar me pidió que lo masturbara hasta parársela. Se la sentí ya algo dura, como cuando la agarras y pareciera un nervio, todavía sin estar completamente rígida y se la empecé a jalar. También había olvidado, no sólo lo larga que era, sino que la tenía arqueada y esas duelen mucho cuando te cogen sin piedad. No había más que sacar adelante el servicio, así que se la seguí jalando.
Una vez que se le paró por completo, cesé en mis movimientos, lo miré a los ojos y sin hablar le pregunté si ya era el momento propicio de ponerle el condón. No sé ni como, casi diría que fue por telepatía pero comprendí que había respondido afirmativamente a mi muda pregunta.
Una vez que le entallé el preservativo, me tomó primero de la espalda y luego de las caderas para quedar de espaldas ante él y de frente al muro. Me empiné un poco y me así de unas varillas que sobresalían como en bajorrelieve. Recuerdo con bastante claridad el dolor que me provocó al metérmela con violencia de un solo golpe. Supongo que gemí fuerte pero conforme me daba empujones de manera inmisericorde tuve que contener mis lamentos al cobrar conciencia de que al no haber techo, se podrían escuchar al otro lado de los muros, quizá hasta la calle y eso podría acarrearnos problemas… O cuando menos momentos bochornosos para mí al salir de ahí.
Siguió empujando su verga hasta el fondo de mi vagina a mansalva. Me topaba con fuerza como si se tratara de un objeto punzocortante, hasta que me tomó con fuerza de los hombros y me obligó a bajarme hasta quedar empinada casi en cuatro. Esto me ayudó hasta cierto punto porque pude llevarme las manos a la boca y de esta manera ahogar mis quejidos.
Súbitamente, me la sacó y luego me jaló de los tobillos hasta que mi estómago quedó plano sobre el piso, el cual estaba bastante caliente debido que le estaban dando los rayos del sol de lleno. Entonces se me trepó y me penetró mientras me encontraba en esa posición. Desde luego que fue más doloroso para mí. Para mí fortuna, ya había estado lubricando en abundancia casi desde que me la había metido por primera vez. Aun así, si bien no me ardía mucho, me seguía doliendo cuando me topaba.
Yo esperaba que se viniera en esa posición y sin que pasara demasiado tiempo. Desafortunadamente para mí, de nuevo me había equivocado. La cantidad de empujones fue numerosa, al igual que en la ocasión anterior, hasta que sin venirse, de nuevo me la sacó sin consideraciones y, tomándome otra vez de los tobillos, me hizo que girara hasta quedar boca arriba. Me levantó las piernas, sin perder su estilo, es decir, de nuevo sin ninguna consideración y me las empujó hacia atrás hasta que mis rodillas casi tocaban los costados a los lados de mi busto. Literalmente me la ensartó con saña, lo cual me hizo morderme un dedo para no externar el dolor y comenzó a besarme un pezón y luego el otro.
Para estos momentos había un acuerdo implícito diría yo. Él no haría nada que me orillara a hablar y yo no hablaría a menos que él hiciera algo que traspasara una línea imaginaria y tácita. Es decir, me estaba cogiendo como a una muñeca de plástico y me besaba los senos y los pezones de la misma manera, sin contar con mi persona para nada, sin embargo, no me mordía para no dejarme marca. De haberlo hecho, yo lo interrumpiría, le pediría explícitamente que dejara de hacerlo… “hablaría” y… “rompería la magia” que existía en su mente. Así que relajé más mis muslos para permitirle que me penetrara despiadadamente mientras sentía su boca succionando uno de mis pezones como si quisiera extraer toda la sangre de mi cuerpo hasta dejarme seca. Después de todo, los hombres que te cogen con ese vigor no duran más de lo que una mujer pueda aguantar; El servicio terminaría pronto y habría ganado, quizá, un nuevo cliente asiduo…



-

17 Comentarios:

  • A la/s enero 24, 2008 9:07 a. m., Blogger d2 dijo...

    Paseaba por aquí, he visto tu blog y me ha gusta mucho. Gracias.

     
  • A la/s enero 24, 2008 9:20 a. m., Blogger Tamujin dijo...

    Que dificil ha de sr lidiar con ese tipo de clientes, pero ni modo, por dinero hay que hacer uno que otro sacrificio.

    Que estes bien!

     
  • A la/s enero 24, 2008 9:28 a. m., Blogger Alfred dijo...

    No alcanzo imaginar que placer puede provocar el tomar a una mujer casi, casi como muñeca, sin ninguna interacción, tal vez algun complejo de sentir absoluto control....en fin cada personaje que existe en la vida.

    Ah para el piso caliente nada mejor que una pomadita, jejejeje

    Saludos, un Beso Marie

     
  • A la/s enero 24, 2008 11:37 a. m., Blogger Baplun dijo...

    Entiendo que la forma de este personaje tener relaciones es provocada por un tipo de trastorno sexual, es algo extraño, pero se debe respetar, ahora bien, lamento mucho que en esa oportunidad hayas sido maltratada y por lo visto sin consideraciones, me gustaria preguntarte esto con todo respeto ¿en alguna ocasion, le dijiste a unos de los dichosos que tuvieron contigo, que te estaban maltratando?.

    Pero debo confesarte que la narracion de este post no es apto para cardiacos, es excelente en el detalle del lugar y las sensaciones que experimentaste en el acto, hasta se me erizaron los pelitos de todo el cuerpo, uuurrrrr

    cuidate mucho, bye.

     
  • A la/s enero 24, 2008 2:10 p. m., Blogger jatecha dijo...

    ajua¡¡¡ kreo ke aki debiste cobrar mas por la incomodidad y el dolor ke otra cosa esta canijo se ve ke no tiene tacto para el sexo saludos desde cd del carmen

     
  • A la/s enero 24, 2008 3:05 p. m., Blogger ~VIRGEN dijo...

    Regresar a leerte, es volver a sentir el placer en tus palabras.

    Beso, con cierto grado de humedad...

     
  • A la/s enero 24, 2008 3:12 p. m., Blogger Tanux dijo...

    Pero, ¿vale la pena un cliente asiduo que causa tanto dolor?

     
  • A la/s enero 24, 2008 3:29 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -

    d2:
    Bienvenido.
    Que bien que te haya gustado mi blog.
    Saludos.


    -

     
  • A la/s enero 24, 2008 3:30 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Tamujin:
    Creo que has entendido cabalmente la situación.
    Saludos.


    -

     
  • A la/s enero 24, 2008 3:31 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Alfred:
    Yo tampoco. Como dije la primera vez que estuve con él, supongo que se trataba de alguna fantasía que no podría realizar con alguna pareja...
    Saludos.

    -

     
  • A la/s enero 24, 2008 3:33 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -

    Baplun:
    Yo creo que con mi actitud debería de comprender que me dolía...
    Saluditos.


    -

     
  • A la/s enero 24, 2008 3:35 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    jatecha:
    Estoy totalmente de acuerdo contigo, de hecho, te adelantaste pero, lo que pasó simplemente es que hasta ese preciso momento no había pensado en cobrar más por estar llenando una fantasía de un cliente. Es un servicio especial pero no lo había pensado todavía. Después... bueno, ya lo diré en su momento. =)
    Saluditos.


    -

     
  • A la/s enero 24, 2008 3:36 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -

    ~VIRGEN:
    Me alegra mucho tu regreso. Bienvenida de vuelta.
    Saludos.


    -

     
  • A la/s enero 24, 2008 3:41 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    Tanux:
    Me parece una pregunta buena y sensata. Mira, quizá me tarde horas en pensar como describírtelo y cómo plasmarlo en letras, sin embargo, ese dolor dura, cinco, diez, quince minutos máximo. No más.
    Además, si has tenido relaciones, tendrás una idea de qué tipo de dolor se trataba, no me golpeaba, puesto que nadie golpea a una muñeca de hule y aparentemente, eso era yo en su mente.
    Algo más: los hombres con el pene arqueado casi siempre lastiman, lo sé por experiencia propia y por comentarios de otras, si te toca como pareja no te queda otra que aguantar y como te dije, es cosa de minutos.
    Saludos. =)



    -

     
  • A la/s enero 24, 2008 6:54 p. m., Blogger FENIX dijo...

    Me sorprende cuantas cosas raras existen en la mente del ser humano
    sin embargo, creo que pudiste sacar mas dinero con ese cliente, no todas entenderian la situacion como tù.

    un abrazo.

     
  • A la/s enero 24, 2008 7:40 p. m., Blogger Ricardo dijo...

    Tina Marie, como siempre, bien hilado tu relato, y siempre me dejas con el suspenso... ;) deberías haber cobrado una tarifa extra a los que tuvieran esa "particularidad"... un beso

     
  • A la/s enero 24, 2008 8:11 p. m., Blogger ((JaN!s...*)) dijo...

    se ha de sentir muy diferente esa sencacion de que te usen como muñeca.

    pasando a saludar =)

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal