Tina Marie

Diario íntimo de una mujer joven ex prostituta

viernes, 29 de febrero de 2008

"Chavito pero infundía respeto..."

-



Entreabrí la puerta de la entrada y asomé la cara. “Chavito” ya estaba esperándome en la esquina. Me le quedé viendo sin hacer ninguna seña, deseando que eso fuera suficiente para que entendiera que ya podía acercarse. Afortunadamente así fue. Ya estando más cerca, entonces sí le hice la señal con el dedo para que llegara hasta la fachada de la casa. Una vez que estuvo justo afuera, volví a hacerle la misma seña para que entrara. V.G.T.2 se me desapareció, supongo que se fue a recluir a una recámara. Cerré la puerta del frente y conduje a “chavito” casi de la mano hasta el patio…Ambos en absoluto silencio.
Una vez que nos encontramos ahí, con un ligero movimiento de la mano, señalé al colchoncito y le dije, “Aquí va a ser”. El muchacho asintió con la cabeza y encogió los hombros dando a entender que para él no representaba ningún problema. Me le quedé viendo un par de segundos y al no reaccionar, le extendí la mano. Apenado y nervioso se apresuró a buscarse en las bolsas de los pantalones, hasta que encontró y contó el dinero para después de disculparse por su despiste, me lo dio en la mano. Entonces me preguntó con voz temerosa, temblorosa, si debería quitarse la ropa. Asentí con la cabeza y comencé a quitármela yo también. Mientras lo hacía, le pregunté si el ya lo había hecho, es decir, el tener relaciones, sin preguntar si lo había hecho con una prostituta o con quien fuera, simplemente el haber estado con una mujer. “Sí…” Me respondió con una voz baja e insegura y sin estar convencido de lo que me decía y, sobretodo, sin convencer a quien lo hubiera oído. No quise preguntar más, quizá no me mentía pero me latía que de haberlo hecho, sería con una chica tan inexperta como él. Me dije que para llevar las cosas a buen término, yo debería de tomar el “papel del hombre”, es decir, ser yo la que dijera que hacer y que seguía.
Cuando lo vi de pie me pareció muy, muy flaco; bueno como muchos chicos de su edad. Las clavículas muy saltadas y las costillas muy a la vista y su miembro… de esos que cuando están dormidos cuelgan, no de los que se arrugan. A simple vista me pareció bastante largo y de los que causan dolor si el hombre no lo sabe usar bien o… si lo usan a propósito para tal efecto… Tragué saliva, respiré hondo y me dije que había que seguir adelante.
Por lo general, en estas circunstancias, son los hombres lo que te hacen plática, quieren saber más de ti y tú les respondes lo que sea y les repreguntas a ellos como para ir rompiendo el hielo. Con “chavito” era diferente dada su falta de experiencias en esas cosas. Así que me dije que tenía que preguntarle cualquier cosa y se me ocurrió aprovechar el momento para preguntarle por su edad. Me dijo tener dieciséis a punto de cumplir diecisiete en mes y medio. Lo dicho, de los clientes era hasta el momento el más joven para mí. Mientras hablábamos lo miraba y volteaba hacia el colchón pensando en que estrategia tomar con “chavito”. Se me ocurrió hacerlo rápido. Parársela pronto y que hiciera lo suyo rápido, sin muchos juegos preliminares. A su edad y por su falta de experiencia sería poco exigente, aunque le haría un buen trabajo para abrir la posibilidad de que volviese después.
Pensé en hacerle oral estando yo hincada en el colchoncito y el de pie, así que le di la espalda y me empiné un poquito para tomar el condón de mi bolsa. Sentí su mirada en mi trasero y luego me dijo, “¿Puedo?”, “¿Qué?” le respondí. Inmediatamente después sentí sus manos en mis nalgas y con voz algo festiva y pícara le respondí, “¡Ah, claro!” y le solté la sonrisa más pícara que pude. Después me volteé, se acercó a mí y sin decirme nada comenzó a besarme un seno y luego el otro. Me dije que estaba jovencito pero no tan pendejo y después de todo había pagado como adulto y “eso” estaba dentro del servicio normal. Aproveché para jalarle el pene mientras me chupaba los senos. Se le empezó a endurecer muy rápido. Para cuando dejó de mamármelas y me hinqué en el colchón, ya la traía dura como si fuera tallada en madera. Larga, bastante, aunque ya había conocido otras más largas y después llegué a conocer descomunales pero, de todos modos infundía mucho respeto.
Al hincarme, sentí que el colchoncito era delgado y sería algo incómodo para mí al tener la relación. Me fui haciendo a la idea, mientras le colocaba el condón y se la empezaba a chupar. La tenía tan dura y caliente que casi me ardía la boca. Los hombros me ardían por el sol al igual que las rodillas por lo caliente del colchón. En unos minutos bajo el astro rey se había calentado. Así que me apresuré en el felatorismo para evitar que el colchón se calentara más. Con su supuesta falta de experiencia, si le pedía que fuera de perrito, quizá no sabría de que se trataba y tardaría más en explicarle, así que tenía que ser en misionero y sin tardanza.




-

9 Comentarios:

  • A la/s febrero 29, 2008 2:35 a. m., Blogger Luna dijo...

    Asi que te tocó hacerla de tehacher no?
    Saludos Tina ,gracias por pasar a mi blog.
    Sigo ánclada a tus narraciones, pués me encantan.

     
  • A la/s febrero 29, 2008 9:01 a. m., Anonymous Anónimo dijo...

    emm pues 16 apunto de cumplir 17 como llamar a eso... (en terminos legales)...

    yo me lo imaginaba por lo menos de 19... por lo de chavito... a los 16 apunto de cumplir 17, no se pero se me hace que apenas si saben como limpiarse la nariz... trabajo es trabajo no!

    saludos Tina

    B E B A

     
  • A la/s febrero 29, 2008 10:28 a. m., Blogger R.... dijo...

    Que bueno que siempre te gana el amor al projimo, la verdad es que por eso eres una mujer especial.

     
  • A la/s febrero 29, 2008 6:00 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -

    Luna:
    Bueno, a veces tocaba saber más que el hombre. =)
    Gracias.
    Saluditos.



    -

     
  • A la/s febrero 29, 2008 6:02 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -


    B E B A:
    Bueno, si hubiera tenido 19 años hubiera sido mayor que yo y no lo hubiera visto tan chavito... =D
    En estos tiempos los chavos empiezan muy jóvenes aunque eso no los hace expertos. Novatos ellos y, novatas ellas, el aprendizaje se hace más lento...
    Saluditos. =)


    _

     
  • A la/s febrero 29, 2008 6:03 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    -

    R....:
    Bienvenido.
    Muchas gracias. =)
    Saludos.


    -

     
  • A la/s febrero 29, 2008 7:06 p. m., Blogger jatecha dijo...

    AJUA¡¡¡¡ MAS KE NADA LA PAGA VA A SER POR APRENDER ESTA VBASTANTE CHAVO EL CLIENTE PERO TARDE O TEMPRANO SE EMPIEZA SALUDOS DESDE CD DEL CARMEN

     
  • A la/s febrero 29, 2008 7:09 p. m., Blogger Baplun dijo...

    Oye ni niña, y es que este chavito habra sido realmente un Señorito de verdad?, jajajaja, pero bueno algunos tienen el privilegio de experimentar esa experiencia y ser los maestros como tu, pero que bueno, el chavito no se imagina lo dichoso que fue en poner sus ojos sobre ti, eligio a un angel, para esta experiencia, no me imagino que hubiera sido de el en una situacion asi con Tsunami Ross, creo que lo hubieran contratado en una universidad para usarlo en las clases de anatomia, jajajaja,

    Ah y que habra estado haciendo el Anfitrion, Don VGT2, calentando motores, jajajajaja.

    Cuidate mucho mi reina, bye.

     
  • A la/s febrero 29, 2008 8:06 p. m., Blogger FENIX dijo...

    Espero que el pollito no te haya salido gallo.

    un abrazo y buen fin de semana.

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal