Tina Marie

Diario íntimo de una mujer joven ex prostituta

viernes, 3 de agosto de 2007

"No habria exclusividades..."


Desde que empecé está cronología me dije que no hablaría de mi vida sentimental. Sigo pensando de la misma manera. Después de todo, las personas que deben saber al respecto ya lo saben… Pero, hay un pero.
A Don Q le he mencionado muchas cosas de mi vida en general, sin embargo, es imposible que conozca cada minuto de mi existencia. Tendría que pasar unos seis meses con el unas diez o doce horas diarias para poder hacerlo. Esto último también lo había pensado, sólo que no me había a pensar que ciertas cosas de mi vida romántica no se las he comentado.
Es por eso que ahora me detendré para hablar un poco del Señor G. Empezó a ganar terreno conmigo paulatinamente, como casi todos los hombres con casi todas las mujeres, así que yo “casi” ni sentía como él iba avanzando en su camino de erotismo e intimidad para conmigo. No me detendré en demasiados detalles ni en las cosas que son comunes en cualquier pareja, como los besos en la boca o el primer apretón de senos o nalgas. Tampoco mencionaré relaciones sexuales comunes, se empezó como cualquier pareja, poco a poco y se fue avanzando.
Prefiero enfocarme a los hechos poco comunes que viví con él. A los detalles que, sexualmente hablando, me parecen hasta este día en que escribo esto, fuera de lo común en las parejas. Quiero aclarar que no le dedicaré mucho tiempo ni espacio, bueno eso digo hoy. Ni me enfocaré a él hasta agotar el tema. Prefiero ir intercalando anécdotas del Señor G o quizá ésta sea la última vez que lo menciones. No sé como me escuche o me lea pero, puedo decir que, en términos generales fue una buena relación y guardo un buen recuerdo.
Tengo que aclarar que era casado-separado-a-punto-de divorciarse, vivía solo y con cierta frecuencia lo visitaba un sobrino político, de unos veinte años, quizá veintiuno, con quien él llevaba muy buenas relaciones.
Creo no equivocarme si digo que mi experiencia sexual “en público” con el Señor G comenzó de una manera bastante inocente. Cuando estábamos en su casa, sentados en la sala y su sobrino estaba presente, el Señor G acostumbraba poner su mano en mi rodilla. Con el tiempo fue subiéndola hasta que finalmente la ponía en mi monte de Venus, ya que por lo general, llevaba puesto pantalón. Me ponía la mano ahí pero todos actuábamos como si no pasara nada, cuando menos al principio. Conversábamos, reíamos y su mano sin despegar el mencionado monte. Afortunadamente, me fue acostumbrando muy lentamente a que cada vez su mano se posara más arriba en mi pierna y un día antes de ponérmela “ahí”, me lo avisó para que tuviera veinticuatro horas para mentalizarme. Por lo general, los apretones que me daba eran suaves y procurando que el sobrino estuviese distraído de esta forma podía disimular bien alguna excitación.
Con el señor G la intensidad sexual fue subiendo constantemente hasta llegar a grados tales que nunca tuve con, por ejemplo, mis tres amigos. Es todo lo que diré de él, por ahora.



Como Perla y yo no habíamos podido ultimar detalles en el bar, al día siguiente hablamos por teléfono para tal efecto. Me dijo que en esta ocasión, llevara un bikini más sexy y revelador que el que había usado en la fiesta anterior. Le pregunté si ya sabía con quien trabajaría yo o que pasaría si dos o los tres hombres quisieran ocuparme. Me respondió que iba como puta, no como novia, que todos ahí sabían que no habría exclusividades y si uno me llevaba a la recámara y al salir de ahí, otro me ocupar, lo hiciera, que estábamos para trabajar. Le pedí que me aclarara si yo cobraría por servicio o por sesión. Me respondió que obviamente se cobraría por servicio y que teníamos uno garantizado, es decir, si una chica tenía demasiado éxito y dos o los tres clientes la ocupaban y yo me iba en blanco, de cualquier modo me pagarían como un servicio completo, no importaba que no trabajara. Le contesté en son de broma y casi riendo que qué bueno sería. Ella me respondió con una ligera carcajada. Por último me dijo que sería en una casa diferente de la de la fiesta pasada y que dos de los tres clientes habían asistido.
Llegó el día y la hora señalados. Arribé al punto de reunión y ya me estaban esperando Perla y Ricitos de Canela. Hacía sol y calor, buen día para nadar desnuda, aunque sólo deseaba que hubiese algo de sombra en la alberca.


-

15 Comentarios:

  • A la/s agosto 03, 2007 1:44 a. m., Blogger Juan Diaz dijo...

    saludos tina como siempre siguiendo tus relatos

     
  • A la/s agosto 03, 2007 4:23 a. m., Blogger ((JaN!s...*)) dijo...

    yeeeaaah party en pelotas... wiiiiiii!!!!!

    bueno, esta fiesta seria privada y muy emocionante

    saludos Tina

    atte
    io

     
  • A la/s agosto 03, 2007 4:24 a. m., Blogger Boreal dijo...

    De la misma forma en la que alguien escribió una vez que Dios escribe recto con reglones torcidos, creo que se podría decir que la historia a los caminos del placer.

    como siempre...gracias...

    Saludos

     
  • A la/s agosto 03, 2007 5:07 a. m., Anonymous baplun dijo...

    Tina, quiero confesarte algo, en elgunas ocaciones leyendo tu post y tal ves podria decirte que leyendo entre lineas, logro darme cuenta que en momentos determinados perdemos el enfoque de nuestra vida en algunos momentos, y nos olvidamos realmente de nuestra mision, pero debo decirte que, cuando esto sucede, no es malo, si no que nuestra naturaleza o nuestra estirpe, es diferente a la de las personas que se dedican a hacer lo que estemos haciendo en un momento determinado, ciertamente la vida nos lleva por sendas extrañas y diferentes, y ahora se que lo hace para reforzar nuestro caracter, me doy cuenta que tu has vivido muchas experiencias y diferenes todas, pero se que el objetivo de todo fue, y quien a lo mejor me equivoco, pero entiendo que fue, para que ayudes a otross, miralo asi, porque ¿cuantas paginas similares a la tuya existen en la web?, ¿sabes lo importante que es tu blog para las personas que lo leen?, bueno creo que no hay muchas y si las hay no deben ser muy buenas, estoy seguro de eso, y me colocas a mi en la lista de personas que he sido ayudada por tu blog.

    Mi niña me extendi mucho y debo dejar espacio para los demas, cuidate mucho, bye...

     
  • A la/s agosto 03, 2007 8:25 a. m., Blogger Belén dijo...

    Que bonito es que guardes un buen recuerdo de tus relaciones, o al menos de esta... Es bonito y muy elegante de tu parte, pero eso ya lo sabia ;)

    Pues si no trabajas y cobras, era un buen negocio no? ;)

    Muchos besos bella Tina :))))

     
  • A la/s agosto 03, 2007 10:47 a. m., Blogger AngelAzul dijo...

    Recien descubro tu blog y lo encuentro mas que interesante: honesto. Me gusta mucho.

     
  • A la/s agosto 03, 2007 11:28 a. m., Blogger jatecha dijo...

    ajua¡¡¡ kreo ke es dificil no relacionarse emocional con una persona en especial y mas en una profesion como esa donde el contacto intimo esta al 100% aunke trates de evitarlo alguien estara en nuestra misma frecuencia y ese alguien sera el afortunado saludos desde cd del carmen

     
  • A la/s agosto 03, 2007 12:06 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    Juan Diaz:
    Gracias como siempre por tu compañía.
    Saludos.

    ((JaN!s...*)):
    Síiiiiii Jajajajaja...
    Besitos. =)

    Gracias a ambos por sus comentarios.

     
  • A la/s agosto 03, 2007 12:10 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    Boreal:
    Interesante postulado.
    Gracias a ti.
    Saludos.

    baplun:
    Como siempre, tus palabras me son muy estimulantes.
    Saludos.

    Gracias a ambos por sus comentarios.

     
  • A la/s agosto 03, 2007 12:13 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    Belén:
    Gracias. =)
    Ah sí... pero es muy difícil que en ese oficio te paguen sin trabajar. =)
    Muchos besos para ti también!!!! =)

    AngelAzul:
    Bienvenido. =)
    Me alegra que te guste mi blog.
    Saludos.

    jatecha:
    Sólo que esta relación emocional no se dio trabajando, atención con ese detalle.
    Saludos.

    Gracias a todos por sus comentarios.

     
  • A la/s agosto 03, 2007 1:13 p. m., Blogger Patilu dijo...

    Hola Tina!

    No me había animado a escribirte (y eso que ya tengo tiempo siguiendo tu relato) porque realmente no tengo nada que decirte.

    Te leo de una manera como si estuviera escuchando a una amiga platicar su vida y a mi no me gusta interrumpir a las personas cuando hablan.

    Pero aquí secretamente te visito. Lo que mas me gusta es que tenemos la misma edad y lo que no es que definitivamente me llevas la delantera en cuanto a experiencia. Pero he aprendido uno que otro truco asi que, tu sigue contándome de tu vida n_n!

    Saludos y que tengas un buen fin de semana.

    Bess

    Paty

     
  • A la/s agosto 03, 2007 1:30 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

    Hola Tina saludos! Desde que encontré tu espacio he estado leyendo hasta que el dia de hoy me puse al dia de la historia....un saludo. Ha sido muy didactico leerte.

    Luna.

     
  • A la/s agosto 03, 2007 6:55 p. m., Blogger Real-X dijo...

    intrigante tú historia con el Señor G, igual en algún momento nos puedes narrar tus experiencias sexuales o lo que lo hacía diferente en ese aspecto de una manera doblemente anónima, sólo contarlas como si fuera un cliente más y guardar el recuerdo emotivo que tienes de él, eso de cobrar sin trabajar no es nada raro en puestos de "aviadores" burócratas, saludos

     
  • A la/s agosto 03, 2007 7:37 p. m., Blogger Tina Marie dijo...

    Patilu:
    Bienvenida.
    Que bueno que por fin te animaste. =)
    ¿Ves como si tienes algo que decir? =)
    Comenta cuando gustes y lee lo que desees.
    Saluditos.

    Luna: Bienvenida.
    Muchas gracias por tomarte la molestia de leer la cronología. Me alegra que la encuentres útil. =)
    Saludos.

    Real-X:
    El problema es que muchas veces a un cliente no le dejas hacerte lo que a un novio sí. En fin, ya veré como lo iré mencionando, si acaso...
    Saludos.

     
  • A la/s agosto 03, 2007 11:09 p. m., Blogger Javier Villegas dijo...

    Esa es una duda que tenia y habia pensado preguntarte ¿cómo manejan chicas que trabajaban en la prostitución el hecho de llegar a gustar de algún cliente, pues por que se tiene un contacto intimo y por mas que a diario tuvieras relaciones sexuales como ser humano y mujer no dejabas de sentir lo que no te hace ser diferente a otras mujeres aunque no laboren em lo mismo que tu. Besos

     

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal